El Dueño Abián Acosta, apenas tuvo tiempo de llevarse solo un montacargas de la nave que la empaquetadora de aguacates Agro Rincón acababa de estrenar en el pequeño polígono industrial de El Callejón de la Gata, en Los Llanos de Aridane, una población de unos 20.170 habitantes que está siendo muy afectada por el volcán.  “Nos habíamos gastado 80.000 euros hace nada en la nave, no sé cómo estará el almacén ahora. Pero hace dos días la lava estaba a las puertas”.

El paso del volcán por este pequeño centro industrial de Los Llanos de Aridane ha arrasado todo a su paso, alcanzado una cementera, provocando un incendio que ha causado una llamativa columna de gases “que inicialmente se estimaron como posiblemente tóxicos”, según ha explicado el portavoz del comité director del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende.

La columna de humo generada por la destrucción de la lava a su paso, ha generado el incendio de la cementera, en ocasiones de un blanco radiante y en otros de un inquietante gris oscuro, ha vuelto a provocar las miradas de cientos de curiosos que casi se habían acostumbrado a la terrible, pero impactante, estampa que ofrece el volcán de Cabeza de Vaca. Ante este nuevo evento, el comité de crisis decretó durante la mañana del lunes el confinamiento de varias localidades de El Paso y Los Llanos, en las que residen aproximadamente 3.500 personas. La medida se ha mantenido hasta la mañana del martes, cuando finalizó la emisión de gases y la medición del grado de riesgo de la nube y la calidad del aire. “Sí, estoy confinado, pero la compra la tengo que hacer”, aseguraba en la tarde del lunes Francisco Rodríguez, vecino de Tajuya, a la entrada de la cadena de supermercados Spar.