El Ayuntamiento tacorontero estudia la acción directa para los vecinos afectados que no pueden recibir subvenciones, tal y como se establece en las bases y en la legislación vigente.

Primer objetivo, acabar con las termitas. Segundo, ayudar a las personas. Con estas dos premisas trabaja el grupo de gobierno en el Ayuntamiento de Tacoronte para erradicar la plaga de Reticulitermes flavipes que afecta al municipio desde hace varios años, y que la semana pasada sufrió otro revés con la aparición de un nuevo foco justo en el límite con el municipio de La Laguna, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, como informó Diario de Avisos.

La situación es compleja en todos los sentidos. La plaga se ha ido expandiendo hasta llegar recientemente a la Finca Las Palmeras, cerca de la zona de El Boquerón, alejándose así de la superficie inicialmente afectada, comprendida entre Juan Fernández y Tagoro. Así se constata en el último mapa de resultados que entregó el biólogo David Hernández, en el que se aprecia la gravedad de un problema que exige la implicación urgente de todas las administraciones.

No obstante, el informe definitivo se tendrá en noviembre y en ese momento el Ayuntamiento contará con una radiografía más precisa de la situación y su avance.

Por otra parte, un vecino de La Laguna cuya vivienda se encuentra ubicada en la zona de Valle de Guerra, y en concreto, en la zona de Juan Fernández, contactó con el Ayuntamiento de la Ciudad de los Adelantados porque en su casa había detectado termitas. Así lo confirma a este periódico el concejal de Medio Ambiente, José Luis Hernández, quien añade que, siguiendo el protocolo establecido en estos casos, se pasaron sus datos a un técnico del servicio de Biodiversidad de la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias para que proceda a una inspección que confirme o no si se trata de las termitas subterráneas.

A todo ello hay que sumarle que en las bases iniciales de las ayudas, redactadas por el anterior grupo de gobierno de CC en Tacoronte, se establecía para las personas jurídicas el 75% y para las físicas, el 100% del importe del tratamiento que cada vecino aplique. El concejal del PP, José Caro, considera “injusto” este porcentaje que la concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Carmela Díaz Vilela, justifica porque “un cambio en las bases de las subvenciones en este sentido supone un cambio jurídico que conllevaría tener que empezar el proceso desde cero y, por ende, un retraso importante a la hora de percibirlas por parte de los damnificados”.

Así se lo han traslado tanto técnicos como juristas al actual grupo de gobierno tacorontero, y por esta razón, el tripartito conformado por NC, PSOE y Sí se puede ha decidido dejar las bases tal y como estaban en ese aspecto y buscar soluciones para los problemas que van surgiendo, como el anteriormente citado. El Ejecutivo tacorontero se plantea acometer otro tipo de acciones para las que se están estudiando las vías legales que lo posibiliten. Una de ellas es una acción directa del Ayuntamiento para los afectados que están en deuda con Hacienda o la Seguridad Social y, de acuerdo con la legalidad vigente, no pueden beneficiarse de un importe económico.“Estamos trabajando en un pliego para la contratación de una empresa que ponga en marcha un tratamiento para los inmuebles invadidos por la Reticulitermes flavipes, en cuyo pliego se establezca que los productos que se emplean son eficaces y los más competitivos. Una licitación que se hará a sobre cerrado y que será abierta para todas las empresas interesadas que cumplan los requisitos fijados en las bases”, subraya la concejal.

“El objetivo principal del Ayuntamiento es acabar con la plaga de termitas. El segundo, ayudar a las personas, y por eso queremos llegar a cada una de ellas, y con ese propósito hemos impulsado la asociación, que ya cuenta con más de 30 firmas, pero hay más interesados”, sostiene Carmela Díaz.

Pero Caro critica que en la reunión que el grupo de gobierno celebró el 11 de julio en la Casa de la Cultura de Tacoronte, para informar a los afectados, “los incentivaron para que se convirtieran en una asociación y les prometieron que se iban a encargar de asesorarlos en todos los trámites para constituirla de forma legal, que se hizo, pero le dijeron que todos los miembros iban a tener prioridad respecto al resto de personas físicas, y eso no es cierto”.

Petición al alcalde

Por ello, el edil del PP le pide al alcalde, José Daniel Díaz, “que no venda teorías que no son reales a efectos de que los afectados no se vean perjudicados por una mala decisión”. Por este motivo, se pregunta “si se ha montado una asociación para después politizarla y acceder dentro de cuatro años a un mayor número de votos. Ese tipo de juegos que se hacen en política para intentar ganar a la población con promesas que no son reales. Debemos decir la verdad, porque lo que está en juego es el beneficio de los ciudadanos”, apunta.

Sin embargo, la edil de Medio Ambiente insiste en que las bases fueron creadas por CC. Además, subraya la importancia de haber constituido el colectivo, porque ello implica tener un interlocutor válido con el Ayuntamiento y el resto de administraciones públicas, y que los afectados puedan tener su propio asesoramiento y su propia voz. Por otra parte, también supondrá beneficios a la hora de reducir el coste de los tratamientos, “puesto que ante los mismos modelos de vivienda hay una diferencia considerable de precio entre las empresas que los realizan si se trata de 10 viviendas o de 100”, puntualiza.

El próximo paso es esperar a que se publiquen las ayudas, y acto seguido, difundirlo por megafonía e informar a la población, teniendo en cuenta que en el mes de agosto el Ayuntamiento “está a medio gas”.

Respecto a la reunión con el Gobierno de Canarias, Díaz resalta su implicación y confirma que el encuentro con el consejero regional de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, José Antonio Valbuena, será en breve, aunque todavía no hay una fecha fijada. Este mismo dato lo constata el edil lagunero José Luis Hernández, que también participará en el encuentro, dado que ambas corporaciones locales se plantean estrategias comunes para impedir que las termitas se extiendan como lo han hecho en los últimos años.

Avance natural

En este sentido, Carmela Díaz informa de que los focos pueden ser provocados por las personas, por recoger basura afectada por la plaga, por ejemplo, o de manera natural, por el avance del insecto. Todo apunta a que el último foco, más alejado de la superficie inicialmente afectada, “no es un avance natural, pero no se puede constatar. Se sabe que las estacas del entorno no están afectadas, pero eso no implica que no haya termitas”, aclara. Por esta razón, pide “civismo” a los ciudadanos, especialmente a aquellos que están afectados, para que no saquen los enseres de su casa y llamen previamente al número de teléfono gratuito (900 111 124) fijado por la Mancomunidad del Nordeste para recogerlos o bien informar de su existencia en las vías públicas de la localidad.

La concejal también informa de que el Ayuntamiento trabaja para establecer un nuevo protocolo con el Cabildo de Tenerife que permita volver a colocar un contenedor metálico de grandes dimensiones en la zona de Juan Fernández y Tagoro para depositar los residuos sospechosos de contener estos insectos.

Finalmente, Carmela Díaz resalta la fluidez entre las diferentes administraciones, y eso le otorga, al menos en el caso del Ayuntamiento de Tacoronte, “una cierta tranquilidad”. Aunque eso no significa que “se haya bajado la guardia a la hora de actuar, sí se empieza a ver la luz al final del túnel”, resalta.