El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha admitido en la noche de este lunes que las rachas de viento de más de 50 km/h en la cumbre de Gran Canaria, donde asola el incendio, no permiten que se de por controlado el fuego tras los trabajos realizados a lo largo de este día tanto por medios aéreos como terrestres.

Torres, en la rueda de prensa nocturna de este lunes para informar de los trabajos que se están desarrollando para extinguir el fuego, ha señalado que en estos momentos “no habría llama, ni humo”, si bien con las “rachas de más de 50 km/h se puede reavivar, por eso no se puede decir que esté controlado”.

De todos modos, expuso que el perímetro del incendio continúa siendo de unos 23 kilómetros y las hectáreas quemadas pueden estar entre las 1.000, 1.300 ó 1.500 como se dijo en la mañana de este lunes, aunque ha incidido en que el fuego “está contenido en el mismo perímetro”.

Así, y aunque se mantiene la prealerta por fuertes vientos en el archipiélago, el presidente de Canarias expuso que “poco a poco va amainando, lo que es una buena noticia”, sin embargo reconoció que la previsión de que esta semana llegue una ola de calor, “no hará que se enfríe la zona afectada”.

UNAS 230 PERSONAS LUCHARÁN PARA EVITAR LA REAVIVACIÓN DEL FUEGO
En cuanto a los trabajos de la noche de este lunes y la madrugada del martes, Torres indicó que habrá 230 personas que se encargarán de “luchar” para evitar que se reavive el fuego y a las que se suman Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por si hubiera que enfrentarse a posibles contingencias durante la noche.

Así, añadió, que el deseo es que en la madrugada se mantenga el perímetro. De todos modos, matizó que se mantiene activo el plan de contingencia, por si tuvieran que ser desalojadas más personas.

MÁS DE UN MILLÓN DE LITROS DE AGUA DESCARGADOS
En cuanto a las descargas de agua realizadas por los medios aéreos y terrestre en la zona del incendio desde que se inició en el mediodía del sábado, 10 de agosto, indicó que superan el millón de litros, ya que sólo en el día de hoy se han descargado 600.000 litros desde tierra y aire.

El presidente de Canarias apuntó que para este martes está previsto que se mantenga operativos todos los medios aéreos que han trabajado este lunes, tales como son 11 helicópteros, un avión y dos hidroaviones –uno de ellos tuvo que ser reparado este mismo lunes–.

Agregó que ambos han estado operando como el resto de los medios aéreos que tienen una “agilidad magnífica”, destacando que “cada uno tiene su capacidad y versatilidad para resolver problemas diversos”.

LA COLA Y LA CABEZA DEL INCENDIO
Por otro lado, Torres ha señalado que si bien en el caso de la cola del incendio el problema se encuentra en que es la zona “de mayor accesibilidad y con lugares habitados”, por lo que está “especialmente vigilada”, en el caso de la cabeza del fuego, que también “está vigilada”, el problema se encuentra en que es una zona “más complicada” para acceder a la misma de manera terrestre.

Al respecto, el jefe de servicio de Protección Civil del Gobierno de Canarias, Florencio López, explicó que aún así el fuego ha tenido una evolución “bastante favorable a lo largo del día”, ya que la variación de los frentes ha sido “muy pequeña”.

En este sentido, indicó que el frente que avanza hacia al sur, por el barranco grande de Tejeda, que es el que más preocupa, durante todo el día ha permitido que se llevaran a cabo acciones por tierra y “ha estado mucho más calmado”, pero admitió que ante el mantenimiento de las condiciones del viento y la posibilidad de que pueda reactivarse, “no permite hablar de incendio controlado”, puntualizando que si a lo largo de esta noche el viento cambia, “mañana se estaría hablando de una situación muy distinta”.

López explicó que el barranco de Tejeda es el que “más preocupa” porque en el fondo del mismo hay cañaverales, lo que puede “hacer fuego de mucha violencia”, además de que durante la noche existe mayor “peligro” para trabajar de forma terrestre aunque durante el día hace más segura la entrada de medios de tierra y “se ha podido trabajar a mano, haciendo líneas, contrafuegos pequeños”, lo que ha permitido que “no” haya avanzado a lo largo del día.

MÁS DE 1.000 PERSONAS EVACUADAS
Por último, el presidente del Gobierno de Canarias expuso que en los dos días de incendio se han tenido que evacuar a más de 1.000 personas, de las que algunas han podido regresar a sus viviendas y otras, como unas 300 que se encuentran en el albergue de San Mateo, permanecerán esta noche evacuadas.

En cuanto a las carreteras que permanecen cerradas en la isla expuso que son tres, la GC-60 en el Cruce de Ayacata, la GC-210 en el cruce de Acusa y la GC-150 entre Cruz de Tejeda y Pinos de Gáldar.

Finalmente, Torres quiso agradecer a la sociedad civil, a los ayuntamientos y especialmente a la gente que está encima del incendio por su trabajo.