Sin duda alguna el escáner es una cámara que gira 360 grados para captar escenarios en tres dimensiones, es un gran avance para poder resolver el caso. El objetivo de este radar sería grabar el escenario crucial de la investigación, para comprobar si llevaba a las menores dentro de los seis grandes bultos que metió en su embarcación.

Los investigadores barajan la posibilidad de que Gimeno utilizara piedras para lastrar los cuerpos de las menores y hacerlos desaparecer en el fondo del mar para no dejar rastro.

La búsqueda de las niñas Anna y Olivia, desaparecidas al igual que su padre hace más de un mes, prosigue en alta mar con un sonar y un robot submarino incorporados en el buque oceanográfico Ángeles Alvariño y se prolongará hasta la próxima semana.