Residentes europeos se suman a los comerciantes de la zona denunciando ante sus cónsules las aguas fecales que se siguen vertiendo al mar sin que las obras del Ayuntamiento le pongan coto.

Los vertidos incontrolados de aguas fecales que se producen desde hace cuatro años en Puerto Santiago, más concretamente en la playa Neptuno, a escasos cien metros de playa La Arena -la cala con más banderas azules de Tenerife-, han llegado ya a los consulados de Inglaterra y Alemania en Tenerife, tras la denuncia de varios ciudadanos de estas nacionalidades que lamentan el estado de la costa donde tienen sus apartamentos.

“Menos mal que tenemos piscina”, afirma Graciela Burgio desde Alemania, propietaria de un apartamento en Residencial Bitacura. “Tengo miedo -afirma-que mis nietos puedan bañarse en Playa Chica ante esa porquería”, recordando asímismo “los malos olores que tenemos que soportar todos los que vivimos allí y los que nos visitan”.

Denuncia Graciela que “al menos que yo sepa, desde 2015 estamos soportando esta situación, porque aunque sé que están haciendo obras, no parece que lo estén haciendo bien porque no terminan de ponerle remedio ni a las canalizaciones de pluviales y residuales, que se mezclan en el hotel Barceló Santiago, ni al emisario submarino, por lo que la playa está muchas veces cerrada”, comenta.

Al igual que ya han hecho propietarios de nacionalidad inglesa -mayoría en Puerto Santiago y Los Gigantes- llevando el asunto a su cónsul en Tenerie, Graciela Borgio anuncia que denunciará la situación ante el Consulado alemán y ante la Subdelegación del Gobierno, recordando que ya la prensa alemana se ha hecho eco de esos vertidos, “con lo que supone para la imagen de Tenerife y Canarias en general, ahora que el presidente Torres presume de Transición Ecológica”, remarca, considerando que “los gobernantes hacen una propaganda desleal, cuando tienen la costa como la tienen”, sentencia.

Pero no solo los residentes y propietarios de apartamentos han mostrado sus quejas por los vertidos, sino que los comerciantes siguen quejándose de las pérdidas económicas que están sufriendo por las malas condiciones de las calas cercanas al emisario – “no se mantienen desde la etapa de Gorrín de alcalde”, afirman- y por las obras de embellecimiento que el Ayuntamiento está realizando en el paseo. Ni siquiera las reuniones con Costas han servido para arreglar el desaguisado, porque desde la Demarcación se traslada el problema del saneamiento al Ayuntamiento. “Hemos reclamado al Ayuntamiento indemnizaciones por esas obras, pero el plazo que dieron ya se superó y seguimos sin una respuesta”, comenta un comerciante de Playa Neptuno.

“Hay que recordar que la rotura del emisario mantiene cerradas al baño, desde el 26 de marzo del año pasado, las playas de Neptuno y Playa Chica, aunque las analíticas nos permiten mantenerlas abiertas, para el trabajo de los operarios en el emisario es preferible cerrarlas”, señala Emilio Navarro, alcalde de Santiago del Teide, que entiende el enfado de los residentes y comerciantes “por las obras en el paseo” y calificó de “trabajo complicado” la obra en el emisario, por “las mareas”.