Las redes sociales, en especial Twitter se están haciendo eco de la venta de mascarillas por el coronavirus en míticas páginas de segunda mano.

Algunas usuarios de Twitter están subiendo imágenes capturadas de personas que venden en las plataformas mascarillas de 40 a 300 euros. La vergüenza para algunas personas no existe.