Dos profesionales sanitarios de la UCI reciben instrucciones antes de entrar en zona Covid. F.P.

Bonaventura Clotet, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Can Ruti y director del Instituto de Investigación del Sida (IrsiCaixa), junto con la investigadora de este instituto, Julià Blanco, ven posible que el coronavirus “caiga de manera natural” en verano y creen probable que regrese de forma menos violenta.

En una entrevista en la emisora catalana RAC-1, Clotet y Blanco, que han participado en la investigación que ha descubierto que un 44 % de los infectados leves de Covid-19 no desarrollan suficientes anticuerpos como para quedar inmunizados, por lo que han hecho una llamada a la prudencia y la precaución, aunque han considerado que no se tendrá que llevar mascarilla en espacios abiertos este verano siempre y cuando la curva epidemiológica siga evolucionando favorablemente.

UNA SANITARIO CON UNA MUESTRA PARA HACER UN TEST PCR.
Los pacientes que dan positivo en coronavirus después de recuperarse no son contagiosos
“Queremos que todo el mundo siga extremando las medidas de higiene y seguridad” y “habrá que ver cómo evoluciona la curva, pero en espacios abiertos como la playa, tal vez no tendrá mucho sentido llevar mascarilla”, ha dicho Clotet.

Blanco considera por otro lado que “existe la posibilidad de que en España el virus caiga de manera natural. No sabemos si será lo que pasará. En un mes lo sabremos, pero no sabremos qué pasará después”.

Además, el director del IrsiCaixa presupone que “habrá rebrotes, pero que la enfermedad no tendrá la virulencia de ahora. Es posible que el virus adopte una forma menos agresiva y que tengamos una incidencia baja en el futuro”.

Respecto al principio activo de la hidroxicloroquina que están ensayando en 3.000 pacientes y que es el mismo fármaco con el que ha dicho que se automedica el presidente norteamericano, Donald Trump, Clotet ha confirmado que “puede ser útil como terapia preexposición, puede bloquear la entrada del virus a las células”, pero ha recordado que todavía no se ha acabado un estudio riguroso que lo certifique.

Por su parte, Julià Blanco, que lidera desde el IrsiCaixa el proyecto de investigación de una vacuna contra el SARS-CoV-2, ha explicado que “las vacunas están avanzando muy rápidamente porque las agencias del medicamento lo están facilitando mucho”.

Sobre los resultados de la biotecnológica norteamericana moderna, que ya está ensayando con humanos una vacuna sintética, ha admitido que “los resultados son prometedores y allana el camino para las otras. Cuantas más vacunas haya, mejor. El problema de esta vacuna no será encontrarla, sino producirla en grandes cantidades”.