Candelaria lleva esperando la apertura de la piscina municipal –una de las más contaminadas del país, por heces, en los últimos tiempos– desde hace más de año y medio, cuando se tuvo que cerrar por causas que se desconocían. Las quejas de los usuarios de los cursos de natación y rehabilitación de la piscina, así como de los integrantes del Club Triatlón Candetlón –que usan la instalación como centro de entrenamiento y llevan 18 meses sin usarla– no han conseguido que el Ayuntamiento de Candelaria consiga abrir las puertas de este recinto tan demandado por los usuarios.

El Partido Popular de Candelaria, en el pleno del mes de diciembre de 2020, realizó una pregunta sobre el estado de dicha instalación y la fecha de posible apertura, a lo que se contestó que “depende de los trámites de Costas y aún no se tiene previsión de fechas”. 6 meses después de esta pregunta, la piscina municipal sigue cerrada.

Aún sin piscina, la población de Candelaria espera contar con las playas que tiene el municipio –todavía se espera el “macroproyecto” de la playa de Punta Larga, prometido por el exacalde José Sindo (PSOE) hace más de 10 años, que no llega– que, llegado el verano, aún no están “puestas a punto como hacen todos los años de manera tardía, en el mes de septiembre y octubre, cuando ya no existe tanta afluencia de visitantes y turistas, lo que demuestra la falta de gestión, organización y previsión por parte del grupo de gobierno socialista del Ayuntamiento de Candelaria”, afirma Juan Miguel Olivera (PP).

Por otro lado, el fuerte oleaje de finales del mes de mayo y principios de junio, pone de manifiesto el peligro para los emisarios submarinos del litoral candelariero que pueden sufrir deterioro y soltar los desechos que, a través de ellos, se vierten al mar. Cabe recordar que este mismo oleaje propició el derrumbe parcial de una parte del paseo de la plaza de la Basílica hace semanas, donde están las últimas esculturas del conjunto de los Menceyes Guanches –Romén y Tegueste–, así como las fachadas de las casas de los vecinos de la Calle “La Arena” que dan hacia la playa.

El portavoz de los populares candelarieros se pregunta si “en algún momento tendremos respuesta de Costas para poder abrir la piscina municipal que, ahora mismo, está casi en estado de abandono y sin poder ser usada por los jóvenes en sus cursillos de natación, por los integrantes del equipo de triatlón Candetlón y, sobre todo, por las personas mayores que la usan para realizar ejercicios terapéuticos”.

Con Costas como “culpable” y sin movimiento aparente por parte del PSOE en el Ayuntamiento de Candelaria, es muy probable que la instalación de la piscina se quede en desuso este verano y que las playas no cuenten con su litoral adaptado a principios del periodo estival, como debería hacerse año tras año.

Juan Miguel Olivera (PP) lamenta que “Mari Brito (PSOE) se dedique más a la gestión de la FECAM, para beneficio de su carrera política, y no se preocupe de las demandas y necesidades de los candelarieros, volviendo otra vez a llegar tarde a cumplir las mejoras de las playas y olvidándose totalmente de la gestión de la piscina municipal”. Asimismo, sentencia que “el Ayuntamiento de Candelaria vive constantemente de espaldas al mar y a las necesidades que reclaman los vecinos y vecinas”.