Sin duda alguna Tailandia tiene lugares mágicos que atraen a miles de turistas al año, como la isla de Phuket. Sus playas atraen a miles de turistas de todo el mundo, que no se van sin inmortalizar el momento, algo que está empezando a mosquear a las autoridades, pues la pista de aterrizaje del aeropuerto que lleva el mismo nombre está prácticamente pegada al mar, lo que lleva a muchos de los turistas a hacerse selfies con sus teléfonos con el fondo de los aviones para colgarlas en internet y mostrar la proximidad a la que aterrizan a su lado.

Sin embargo, aparte de ponerse en peligro los turistas a sí mismos por la proximidad desde que hacen las fotografías muchas veces, las autoridades consideran que pueden distraer a los pilotos y provocar así un accidente de avión. Por ello, han decidido cerrar el paso y prohibir que se acerquen a la zona según el subdirector del aeropuerto de Pukhet.

Se ha establecido también una prohibición para los habitantes de la zona, que tendrán que respetar una distancia de 9 kilómetros para utilizar aparatos como drones o luces brillantes, todo por las posibles distracciones que su uso pueda causar en los pilotos.



Los turistas que hagan caso omiso a las indicaciones y continúen accediendo a la playa Mai Khao y haciendo fotos se enfrentarán a duras sanciones, entre las que se encuentra la pena de muerta, tal como han advertido las autoridades de este país tan turístico de Asia.