¿Por qué todo el mundo compra papel higiénico? ¿Es posible que se esté acabando? ¿Hay algún motivo racional para pensar que sirve para combatir el coronavirus? Estas preguntas, así expuestas, se han repetido, de uno u otro modo, entre cientos –quién sabe si miles o millones– de grupos de amigos, de chats de WhatsApp o de curiosos. Y es normal.

En cualquier supermercado, a cualquier hora, los carros han salido, estos días, repletos de rollos sin que haya una explicación aparente. ¿Y la hay? Sí. Aunque resulte difícil de creer, existe. Pero, obviamente, es irracional y fruto un delirio colectivo que, desde que se anunciara el cierre de colegios por parte de la Comunidad de Madrid, ha llevado al ‘ciudadano precavido’ al súper para llenar la despensa “por si acaso”.

Lea la información completa en EL ESPAÑOL.