Ariadna Caballero ha sido víctima de una negligencia médica que le va a perseguir el resto de su vida. La joven, de 22 años, se ha pasado dos de ellos pensando que tenía cáncer. Por ese motivo, ha estado recibiendo quimioterapia y radioterapia erróneamente.

Al principio sí que fue cierto que la paciente tuviese un tumor. En 2019, Ariadna fue diagnosticada con un linfoma de Hodgkin en el cuello. En ese momento, los médicos del Hospital público de Henares de Coslada la intervinieron quirúrgicamente para extirparle el bulto.

Encontraron el error

Sin embargo, se olvidaron de extraerle una gasa del interior de su cuello. Esa prominencia hizo creer a los médicos en las posteriores visitas que el tumor seguía creciendo, cuando en realidad ya lo habían eliminadoen la primera intervención.

Fue entonces cuando comenzaron los dos años más duros de Ariadna. Largas sesiones de quimio y radioterapiaque no conseguían el efecto esperado. Hasta que finalmente, una segunda operación permitió al cirujano encontrar el error: el bulto sospechoso que supuestamente había crecido se trataba de una esponja extraviada en 2019.

Graves consecuencias

La paciente ya ha iniciado trámites legales contra el citado centro hospitalario por esta negligencia. Ariadna desconoce qué tipo de secuelas le dejarán las sesiones que le fueron administradas de manera innecesaria en su salud. Además, con motivo de su estado, perdió su trabajo y parte de su rutina. Un error ajeno que le está costando muy caro.