Los Presupuestos Generales del Estado es una negociación clave porque definirá la hoja de ruta del Ejecutivo durante el próximo año. El texto que salga de las conversaciones entre PSOE y Unidas Podemos será el borrador con el que el Gobierno tendrá que convencer a sus aliados nacionalistas y progresistas para sacar las cuentas adelante.

En el borrador estará la regulación de los alquileres que deberá estar incluida en la misma, según lo pactado el año pasado por PSOE y Unidas Podemos. Unidas Podemos insiste en que lo pactado es limitar y rebajar los precios por ley, mientras el PSOE propone la congelación de precios en zonas tensionadas, aunque permitiendo a los propietarios incrementar el precio hasta un 10% cuando firmen un contrato con un nuevo inquilino de su propiedad.

La luz

También figurará el quebradero de cabeza del Gobierno en las últimas semanas: cómo bajar los precios de la electricidad. Tanto Sánchez como varios de sus ministros han anunciado que el Ejecutivo está diseñando medidas para poner coto a unos precios disparados, pero por ahora no han trascendido detalles sobre las medidas por las que apuesta el Ministerio de Transición Ecológica que creó el Gobierno.

Un tipo mínimo para sociedades
Unidas Podemos quiere que en estos presupuestos comience a aplicarse la reforma fiscal pactada con el PSOE. Los morados plantean que se ponga en marcha una de las medidas más señeras de ese acuerdo: fijar un tipo mínimo del 15% en el impuesto de sociedades para las grandes empresas.

Actualmente, el tipo nominal de ese impuesto sobre los beneficios empresariales se sitúa en el 25%, pero los grandes grupos han llegado en algunas ocasiones a no pagar ni un euro de forma perfectamente legal gracias a exenciones, deducciones y técnicas de ingeniería fiscal. Habida cuenta de esta situación, 130 países pactaron a principios de julio en el seno de la OCDE establecer precisamente un tipo efectivo mínimo del 15% para grandes empresas. Y Unidas Podemos exige aprovechar este impulso internacional para poner ya en marcha la medida en España.

Ayudas para padres y un permiso más largo

El último asunto importante que los morados van a llevar a la mesa de negociación de los Presupuestos es la ley de diversidad familiar que lleva meses preparando el Ministerio de Derechos Sociales que es introducir dos medidas no contempladas en el acuerdo de coalición pero de las que ha hecho bandera en los últimos meses: el establecimiento de una ayuda “universal” por hijo y la ampliación de los permisos de maternidad y paternidad hasta seis meses -actualmente son de cuatro-.