Ryanair demuestra una vez más sus buenas maneras empresariales enviando cartas de despido a los trabajadores canarios de las bases de Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote por burofax, según ha informado el sindicato USO, tras consumar de una manera muy polémica el cierre definitivo en Canarias.

La compañía aún no había entregado a los trabajadores la carta de despido a pesar de que deben enviarse a los trabajadores con un mes de antelación según la legislación española.

Algunos trabajadores de la aerolínea han explicado que han comenzado a recibir ingresos en sus cuentas bancarias de cantidades que supone “corresponden a la indemnización”, pero aseguran que estas cantidades “no cuadran”.

En cada base hay un representante legal de la empresa para gestionar el desmantelamiento y a los trabajadores se les ha entregado un memorándum que recoge que a las 17.00 horas de este pasado miércoles debían entregar las credenciales, los uniformes y terminales de venta.