La investigación abierta por la actual Corporación santacrucera confirma que nadie justificó a dónde fue a parar el dinero del concierto del espectáculo.

Nada. Ni una sola factura tiene en su poder el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife a pesar de haber pagado más de medio millón de euros por el concierto que ofreció, cuando gobernaba Coalición Canaria, el artista dominicano Juan Luis Guerra junto al grupo Orishas en la edición del Carnaval de Día de 2019, más allá de los recibos aportados por el particular que cobró tal cantidad de dinero, Alfredo Moré Silva, un exbailarín del Tropicana al que se relaciona con Radio Club Tenerife, medio de comunicación que ha presumido públicamente de ser el auténtico responsable de dicho espectáculo musical.

Esta ausencia de facturas, ya advertida por DIARIO DE AVISOS cuando desveló el polémico expediente por esta contratación, se ha visto confirmada, según una fuente municipal, durante la investigación interna que lleva a cabo el propio Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife por mandato de su alcaldesa actual, Patricia Hernández (PSOE), y que transcurre paralela a la que lleva a cabo la Fiscalía Anticorrupción a raíz de la denuncia presentada por el concejal de Izquierda Unida y líder de Unidas Podemos en la capital tinerfeña, Ramón Trujillo.

Precisamente, tal ausencia de facturas es una de las irregularidades más llamativas entre las numerosas que presenta dicho expediente, por cuanto Moré Silva cobró la mitad de ese medio millón (250.597 euros, para un total de 501.194) por anticipado, con la condición (así está estipulado en el expediente) de que este particular presentase las facturas de los vuelos internacionales, seguros de viajes, visados y demás gastos, lo que no llevó a cabo dicho particular.

Otras de las presuntas irregularidades, ahora investigadas tanto por la vía administrativa como por la judicial, son el hecho de que ni Moré Silva ni Radio Club acreditasen tener la exclusividad de Juan Luis Guerra y/o Orishas; que se redactasen dos pliegos distintos, uno a nombre de Moré y otro a nombre de Radio Club, progresando finalmente el primero; un desfase de 88.815,69 euros entre lo fijado en el Pliego de Prescripciones Técnicas existente y lo que realmente se pagó; que Moré no justificase debidamente la solvencia económica requerida; que tampoco conste que se presentase el preceptivo seguro; que no figure que Moré acreditase la solvencia técnica exigida; pese a que el Ayuntamiento tuvo un año para gestionar el concierto, todo se tramitase en una semana, primer pago incluido; que no se acreditase que lo abonado corresponda con el caché de los artistas; o también que Moré Silva era un desconocido para el Ayuntamiento, a pesar de lo cual no solo se le abonó más de medio millón de euros, sino que la mitad se le pagó, como se ha dicho, por adelantado y sin presentar factura alguna, al menos que haya aparecido hasta ahora.

Precisamente, esa ausencia de facturas tiene su particular interés en el caso de Orishas, dado que este grupo actuó en Santa Cruz de La Palma una semana antes de hacerlo en la capital tinerfeña. Sin embargo, en el expediente figura como coste de sus vuelos la nada despreciable cantidad de 6.390 euros, además de abonarse 26.234 euros más por el caché del grupo que en el caso palmero.

PLAZO PARA PRESENTAR ALEGACIONES AL INFORME

El informe que el funcionario Francisco Clavijo elabora sobre el caso Juan Luis Guerra para el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ya se encuentra en fase de alegaciones para los afectados, cumpliendo así con los plazos que preveían su finalización poco después de la Festividad de los Reyes Magos.