El Instituto Volcanológico de Canarias advirtió el domingo que, cuando la lava llegue al mar, el rápido enfriamiento de la roca fundida podría crear una nube de gases tóxicos. En el momento en que llegue se podrían desencadenar gases tóxicos y reducir la visibilidad en el mar.

Por estas circunstancias las autoridades marítimas han cerrado este lunes la navegación en la zona al oeste de la isla donde esperan que la lava llegue a las aguas. Se prevé que el magma llega al mar sobre las 20:00 de esta tarde.

Durante el periodo de actividad volcánica hay emanación de vapor de fuego y agua, pero también salen a la superficie gases tóxicos como el dióxido de carbono (CO2), el dióxido de azufre (SO2), ácido clorhídrico, mercurio, magnesio y bromo y arsénico, entre otros.

“El volcán todavía está activo y continuará así durante los próximos días”, ha asegurado el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres,

“El volcán sigue operando y tenemos que extremar las precauciones”, ha advertido Sánchez después de reunirse con autoridades y expertos.