La mujer se llama Pilar, es una madre enferma a la que en la tarde del pasado miércoles le tapiaron, sin previo aviso y de una manera inhumana, el hogar que comparte con su hija, de 11 años, en Los Campitos (Santa Cruz de Tenerife).

Después de salir en los medios de comunicasción la noticia, el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, decidió acudir en su ayuda, actuación que no sorprende por la manera tan personal y cercana con la que afronta estas situaciones, manifestando que:

“si se empadrona, intentaremos ayudarla en lo que nos sea posible”

Amigos de Pilar (en el recuadro) ayudan a retirar la plancha de hierro que colocaron sobre la puerta de la vivienda de Los Campitos. / Sergio Méndez

Esta mujer con problemas médicos, tinerfeña de 35 años de edad, se encontró en la tarde del pasado miércoles a dos operarios que bloqueaban el acceso a su hogar siguiendo las instrucciones de la agencia de mediación Haya Real State por orden del Banco Santander que es propietario de la vivienda donde se refugiaron madre e hija cuando fueron desahuciadas en La Cuesta con anterioridad.