El médico intensivista canario Domingo González ha compartido en sus redes sociales una fotografía en la que puede verse a este sanitario y sus compañeros de espaldas “luchando por la vida de una joven gravísimamente enferma” de la COVID-19. Con este mensaje, el doctor quiere avisar a los negacionistas del “impacto” que el coronavirus sigue teniendo en los hospitales de las Islas.

Asimismo, cabe recordar que ayer DIARIO DE AVISOS se hacía eco de la carta de un sanitario tinerfeño “a quienes pasan de todo”, harto de quienes incumplen las normas. Y hoy, este medio también ha publicado el mensaje de un enfermero canario que alerta de que “el hospital está ocupado por negacionistas que han decidido no vacunarse”.

A continuación puede leer el mensaje íntegro que ha publicado el intensivista:

Esta foto ha sido tomada hoy mismo en la unidad de cuidados intensivos dónde trabajo como médico Intensivista.

Escena que llevo viendo desde el mes de marzo del año 20 en que ingresó la primera paciente con neumonía bilateral por la COVID19. Y no por haberlo visto tantas veces repetidas me deja de impactar, incluso después de más de 30 años de profesión.

Aunque se han producido muchos cambios respecto de la primera vez como que conocemos mucho más de la enfermedad, nos sentimos más seguros, tenemos muchos más medios, tenemos vacuna y ya estamos vacunados, tenemos menos riesgos, lo que más me impresiona es que nos ingresan pacientes más jóvenes, previamente sanos que, por no estar inmunizados y como consecuencia del impresionante aumento de contagios de esta quinta ola, causada por la enorme irresponsabilidad de parte de nuestra colectividad, están viendo peligrar su corta y valiosa vida.

Y sigo sin entender algunos comentarios y críticas a la toma de medidas drásticas para frenar esta ola de contagios. Algunos de esos comentarios exigen, con vehemencia, que se celebren fiestas, eventos masivos, libre circulación y un largo etcétera.

Cuelgo esta foto de hoy mismo, en que mis compañeros luchan, durante horas, enfundados en los EPIS, por la vida de una joven gravísimamente enferma .

Con este acto quiero llamar a la reflexión a los que no respetan las normas de prevención, a los que no creen o a los que se suponen que con ellos no va la cosa para que nos ayuden a salvar vidas, a lo mejor hasta la suya o familia y de amigos, antes de que nos lleguen a la uvi, en qué ya pudiera ser tarde.

¡¡Por favor, ayúdanos a salvar vidas!!

Domingo González, médico intensivista canario