Este padre pensaba que su hija de 5 años era quien estaba detrás de la desaparición de las galletas de la cocina, creía que su hija a escondidas estaba comiendo las galletas, pero estaba muy equivocado.

Decidió instalar una cámara oculta para averiguar la verdad. En las imágenes se puede ver a Max, su perro, haciendo de las suyas. El propietario del perro, Kenny Herman, compartió las imágenes en Twitter y la gente no para de reír.