Binter, que tiene acuerdos de código compartido con IAG, recibe este otoño el primero de los tres reactores Embraer que ha comprado para ampliar su rango potencial de operaciones tras invertir 304 millones de euros. Binter destinará su primer Embraer a cubrir con medios propios las rutas a África y la Península Ibérica que ahora opera con reactores CRJ Bombardier de Air Nostrum, y utilizará los dos siguiente a volar a nuevos destinos, preferentemente a Costa de Marfil y Ghana.

La aerolínea canaria ha precisado que está muy satisfecha con los resultados que le ha dado su acuerdo de los últimos años con Air Nostrum, cuyos reactores le han permitido empezar a volar a destinos a donde no podría haber llegado con su flota propia de turbohélices ATR (como Lisboa, Dakar, Banjul, Praia, Vigo o Mallorca).

La llegada de sus tres primeros aviones Embraer le obligarán a ampliar a corto plazo su plantilla en unas 150 personas, entre tripulaciones y personal auxiliar. Binter será la primera aerolínea europea en operar los nuevos reactores de la clase E2, que consumen un 16% menos de combustible que sus antecesores y reducen el ruido en los despegues hasta un 60 % en comparación con otros aviones. El E2 ofrece 30 plazas más que el CRJ que ahora emplean (132, en la configuración que han elegido), garantiza cabida para una maleta en cabina por pasajero y el espacio disponible entre los asientos es unos tres centímetros superior.