Canarias activará el fin de semana su especial ‘redada’ para controlar el uso de mascarilla

El Gobierno de Canarias activará controles este fin de semana para garantizar el uso de la mascarilla como una medida fundamental de protección frente a la Covid-19, realizando una “vigilancia especial” en encuentros lúdicos y festivos en bares y discotecas, así como celebraciones en espacios abiertos. Este despliegue será ejecutado por efectivos de la Policía Canaria, Policía Local y Fuerzas de Seguridad del Estado. El incumplimiento del uso de la mascarilla tiene una sanción de hasta 100 euros.

En el balance de su primer año, el presidente Torres avisó ayer que sería “dramátco” para Canarias un nuevo confinamiento y descartó otro parón de la economía, por sus graves consecuencias, por lo que tendremos que “convivir” con la pandemia. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, baraja ya posibles estados de alarma selectivos por territorios.

Sanidad hizo ayer un llamamiento a la “responsabilidad” de la población para autoprotegerse ante la Covid-19 y proteger a la población más vulnerable. El 40% de los brotes están causados por reuniones familiares.” Los botellones sin mascarilla no se permiten con la regulación actual, por lo que más que buscar cambios normativos se “instruirán expedientes y sanciones” para ejercer un “control más estricto” sobre estas actividades.

El Ejecutivo recuerda que en Canarias el uso de la mascarilla ya es obligatorio en los espacios cerrados de uso público y también en los abiertos, siempre que no se pueda guardar la distancia mínima interpersonal de, al menos, 1,5 metros, tal como se recoge en las recomendaciones de prevención establecidas el pasado 19 de junio. En espacios como centros comerciales la mascarilla es obligatoria, puesto que no es posible garantizar siempre esa distancia.

Este deber se une a las medidas de higiene y de lavado de manos necesarias para reforzar la acción social e individual frente a la transmisión del virus en las Islas y evitar la aparición de nuevos brotes por la Covid-19. Asimismo, se recuerda que esta medida de protección física frente al coronavirus afecta obligatoriamente a toda población mayor de seis años, salvo las situaciones exceptuadas, como en caso de enfermedad respiratoria, discapacidad o dependencia, además del ejercicio del deporte individual al aire libre, entre otras actividades.

El Gobierno de Canarias no descarta adoptar medidas “más restrictivas” ante un cambio de escenario de la pandemia.

El Ejecutivo canario aplazó el jueves la ampliación de la obligatoriedad la utilización de la mascarilla, pese a proponerlo la Consejería de Sanidad, al considerar que “hoy por hoy la situación epidemiológica no requiere que se extienda la obligatoriedad más allá” de lo que ya está, aunque se “intensificará el cumplimiento de las normas actuales que establecen la obligatoriedad de su uso”.

CONTAGIO COMUNITARIO

Cabe recordar que el coronavirus se ha reactivado en España. En las últimas 24 horas se han diagnosticado 628 nuevos contagios, en comparación con los 580 del jueves, lo que sitúa en 260.255 las personas que se han infectado. Aragón (252) y Cataluña (121) son las comunidades que cuentan con el mayor número de diagnósticos, debido a los brotes que se están produciendo en ambas regiones.

Actualmente, hay 158 casos activos y 224 desde el fin del estado de alarma. Hasta 17 comunidades han notificado brotes con más de 1.900 casos, preocupando los de Lleida y Lugo, y sobre los que el Ministerio ha comentado que hay transmisión comunitaria.

Por su parte, en Canarias hay tres brotes activos. El más importante, el de una fiesta familiar con 11 contagiados entre Gran Canaria y Fuerteventura, y que se inició por un hombre que regresó de México. Mientras que en Tenerife hay dos más, uno con cuatro positivos que comenzó con la llegada de un hombre desde Estados Unidos, que está ingresado en la UCI, mientras que otro de cinco contagiados se ha producido entre residentes en la Isla, en una transmisión comunitaria. Por otro lado, la Consejería de Sanidad no considera como brote los migrantes que llegaron a las costas de Fuerteventura y Lanzarote contagiados, ya que están confinados y desde el primer momento se les realizó las pruebas PCR. Viendo el andar de la perrita, y si no hay una mayor responsabilidad individual, las medidas restrictivas van cobrando una mayor fuerza.