La madre de la pequeña Yaiza, confiesa que la mató por vengarse de su exmarido

Según informa la Vanguardia, el juzgado de instrucción número 7 de Sant Feliu de Llobregat, en Barcelona, ha decretado el ingreso en prisión provisional y sin fianza para María Cristina Rivas, de 35 años de edad, después de que esta haya confesado que acabó con la vida de su hija de cuatro años, Yaiza, para vengarse de su exmarido, padre de la pequeña, del que se había separado hacía dos años.

La mujer ha asegurado que le dio una pastilla sedante a su hija el 30 de mayo para, a la mañana siguiente, al comprobar que la niña todavía no se había despertado, colocarle una bolsa de plástico en la cabeza y asfixiarla, un crimen que ha afirmado llevaba planificando desde hacía varios meses y que, finalmente, decidió llevar a cabo después de que su ex renunciara a retomar la relación sentimental con ella. Luego de asesinarla, según ha explicado a los Mossos, intentó suicidarse tomando una gran cantidad de pastillas.

La abuela de la menor fue la que encontró los cuerpos inconscientes al llegar a la casa. Al instante llamó a la ambulancia y los sanitarios, al personarse en el lugar, hallaron a la niña muerta, aunque la madre pudo ser reanimada y llevada al hospital, donde permanecerá ingresada hasta que se recupere y sea llevada a la cárcel.

Y mientras, el padre de Yaiza y el resto de su familia, rotos de dolor, se han quejado de que las autoridades no le han dedicado a la niña “ni un minuto de silencio, ni tan siquiera una condena pública”.