Kelly, la valiente estanquera de Valencia que se enfrenta a sus dos atracadores

Kelly le echó tanto coraje al robo que acababa de sufrir en su estanco que casi pierde la vida porque unos asaltantes no dudaron en atropellarla cuando les colocó contenedores de basura, delante de su coche, con el objetivo de frenar su huida. «Tengo un traumatismo en el tobillo: estoy bien de milagro, gracias a Dios lo peor no pasó», tal y como admite a EL ESPAÑOL la que bien podría calificarse como la estanquera valiente de Manises, a la vista del contenido de los vídeos que se han viralizado con Kelly plantando cara a dos tipos con antecedentes policiales.

«He recibido muchas palabras de ánimo, pero no me considero una heroína, esto solo lo he hecho porque sentí mucha impotencia por todas las veces que nos han robado ya», apunta Kelly Siqueira. Este conocido estanco de la calle Maestro Guillem de Manises es un negocio de la familia del marido de esta brasileña, Jaime Jimeno, y suma sesenta años de actividad y demasiados disgustos con los amigos de lo ajeno.

«Hace cinco años tuvimos que poner un cristal blindado porque nos atracaron dos veces en un mes y últimamente, los chicos que van en patín eléctrico, siempre nos hacen lo mismo: piden un paquete de tabaco, lo pones en el mostrador, y entonces te piden otra marca para quitártelo en cuando te giras», se lamenta esta estanquera, de 35 años, madre de dos hijas, y destacada activista en esta localidad valenciana a través de la Asociación Raíz Brasileña.

«Llegué a España en 2008 procedente de Maranhão y con la asociación que presido ofrezco ayuda social a la gente más desfavorecida, sobre todo inmigrantes». Precisamente, este lunes por la tarde, Kelly estaba entregando comida a uno de sus usuarios, mientras alternaba un turno en el estanco. «Nunca trabajo por las tardes, pero mi marido me preguntó si podía ocuparme del negocio porque él se iba a un bar a rellenar una máquina con paquetes de tabaco y fíjate la casualidad que me tocó el robo».

El reloj marcaba las seis y media de la tarde de este lunes, cuando un ciudadano español entró en el establecimiento y le pidió un par de cartones de tabaco. «Me llamó la atención el chico porque tenía un tatuaje en el cuello y entró al estanco sin una mascarilla contra el coronavirus».

– ¿Qué es lo que ocurrió?

– Kelly: El ‘stock’ del estanco lo tenía casi vacío el lunes y no tenía una de las marcas que me pidió. Así que le recomendé otra y le pareció bien. Cuando le entregué los cartones y le iba a cobrar 91 euros, en un descuido me robó y salió corriendo hacia la calle.

La reacción de esta brasileña quedó inmortalizada en varios vídeos: Kelly persiguió al ladrón. «Al salir del estanco no le veía, una persona me preguntó si buscaba a un chico que iba corriendo, le dije que sí, y me dijo que se metió en un coche». Para más señas, en un Audi A-4, de color gris, donde un compinche aguardaba al ladrón. «Estaban aparcados en un vado, junto a unos contenedores, fui a la puerta del copiloto, la abrí y vi que tenían un par de cuchillos, pero les exigí que me devolviesen los cartones».

– ¿Cómo reaccionaron los dos ocupantes del vehículo?

– Kelly: El conductor empezó a mover el coche para fugarse. Entonces, me fui a por contenedores para ponérselos delante para que no huyesen y que le diese tiempo a llegar a la Policía para detenerlos. Uno de los contenedores estaba lleno, pero lo moví de la rabia que tenía. Ellos seguían tratando de escapar y vinieron dos personas a ayudarme, uno de ellos era un usuario que había ido a por comida a la asociación que presido: Raíz Brasileña.

En una de las grabaciones se aprecia cómo unos hombres se suman a la lucha de Kelly, colocando más contenedores que impiden maniobrar a los ladrones, cuyo Audi queda encajonado ante la llegada de otro turismo que se detiene en la calle Maestro Guillem, consciente de que los ocupantes del coche de alta gama no deben ser trigo limpio. Un vecino lo filma todo desde el balcón, detallando el número de matrícula en voz alta, mientras Kelly tumba otro recipiente de basura contra el A-4 y le espeta esto a los ladrones: «¡Yo te voy a enseñar!» «¡Dame el tabaco!»

Kelly colocando contenedores delante del Audi A-4 que conducían dos ladrones que robaron este lunes en su estanco de en Manises.
Kelly colocando contenedores delante del Audi A-4 que conducían dos ladrones que robaron este lunes en su estanco de en Manises.

En ese momento, los vecinos empiezan a gritar porque el conductor del Audi atropella a Kelly cuando ella trata de colocar otro contenedor contra el capó del vehículo: «¡Mira, que la atropella, pero ese tío está loco!» «!Te estamos grabando!» «¡Asesino!» A pesar del violento golpe, la estanquera se levanta y se va a por unas cajas que lanza contra el coche.

– ¿Cómo se levantó con esa rapidez?

– Kelly: Me quedé atrapada entre el contenedor y una barra de hierro. Con los nervios y la tensión no sentí dolor, por eso me volví a levantar y le tiré todo lo que pillé. Fue peligroso lo que hice, pero cuando llegas al límite te da igual: no actué así por los 91 euros de los dos cartones de tabaco, sino por la impotencia de todas las veces que han robado en nuestro estanco y en otros comercios de la zona. En las calles de Manises tienen que poner cámaras de seguridad: basta ya de robar, queremos seguridad y bienestar eneste pueblo.

Finalmente, y a pesar de la resistencia numantina que protagonizó la estanquera, los dos ladrones se salieron con la suya: huyeron a toda velocidad. Otro de los vídeos recoge que no les importó acelerar en un vía estrecha, por la que había peatones, algunos de los cuales eran niños. De hecho, unos vecinos colocaron más contenedores por la carretera, lo que no evitó que fuesen embestidos por el conductor del Audi que rompió los retrovisores de otros vehículos estacionados.«Se pusieron muy agresivos, solo hay que ver lo que me hicieron por dos cartones de tabaco».

La fuga duró poco para Santiago y César, de 30 y 35 años, respectivamente, porque fueron interceptados por varias patrullas de la Policía Local y la Policía Nacional en la localidad de Paterna. «No ofrecieron resistencia», según apunta un portavoz de la Jefatura de Valencia. «Los detenidos tienen antecedentes policiales». 

Prueba de ello es que cuarenta minutos antes de haberse desplazado a Manises a robar con violencia el estanco de Kelly y Jaime, a las 17.50 horas de ese mismo lunes, Santiago y César también perpetraron un supuesto hurto en un supermercado de Paterna

– ¿Qué lesiones sufrió tras el atropello?

– Kelly: Cuando ellos huyeron empecé a sentir dolores y me dio un ataque de ansiedad. Tengo un traumatismo en el tobillo y en el Hospital de Paterna me han dicho que tendré que estar una semana en reposo.

– ¿Ha presentado denuncia?

– Kelly: Fui a la Policía Nacional a denunciarles y hice una rueda de reconocimiento. No hay que tener miedo a esa gente. Mi marido me ha dicho que no esperaba menos de su brasileña porque conoce mi carácter.