Santi Mina, condenado a cuatro años de cárcel por un delito de abuso sexual

GETTY IMAGES

La Audiencia de Almería ha condenado al futbolista Santi Mina a cuatro años de prisión por un delito de abuso sexual a una mujer el 18 de junio del 2017 en Mojácar(Almería), si bien lo ha absuelto de agresión sexual, eximiendo de cualquier responsabilidad penal a su amigo y también futbolista, David Goldar.

El tribunal presidido por la magistrada Társila Martínez absuelve a Mina del delito de agresión sexual por el que el fiscal pedía ocho años de prisión y la acusación particular nueve años y medio de cárcel.

La condena es por un delito de abuso sexual por el que también le impone una orden de alejamiento de 500 metros respecto de la víctima durante 12 años y el pago de una indemnización de 50.000 euros.

Abrazo entre Iago Aspas y Santi Mina para celebrar el gol del Celta de Vigo
Abrazo entre Iago Aspas y Santi Mina para celebrar el gol del Celta de Vigo (EFE).

Por su parte, David Goldar ha resultado absuelto del delito de agresión sexual que le imputaba únicamente la acusación particular, ya que la Fiscalía no ha actuado contra él en la causa, por el que también se enfrentaba a nueve años y medio de prisión. 

La defensa de Santi Mina

Fátima Magdalena Rodríguez, la abogada de Santi Mina, insistía semanas atrás en que tanto la denunciante como sus amigas sabían que Mina y Goldar eran futbolistas, porque hubo personas que pidieron sacarse fotos con ellos en los locales de copas en los que estuvieron. Sostuvo que se fue con el segundo de ellos a una furgoneta con el «objeto» de «exigir una cantidad de dinero a ambos».

«Se fue a una furgoneta, no a un hotel, en medio de un descampado (…) Además, tenía 30 años, era una mujer, y mi representado y su amigo unos niños, tenían 20 años”, apostilló durante el juicio la abogada.

«Ella sabe en todo momento quiénes son y busca un fin económico», reiteró entonces, recalcando que si Mina le pidió perdón tras lo ocurrido no fue «por algo malo, sino porque tiene empatía y ella se sentía agobiada».