Varios testigos logran grabar una estela de fuego surcando los cielos de España

Principalmente desde Andalucía, pero también en buena parte de la meseta se ha podido ver una estela de fuego atravesar el cielo nocturno. Varios testigos se preguntan en redes sociales sobre este suceso que han podido grabar con claridad en vídeo. Después de los satélites que se quemaron sobre territorio español a principio de año, no debería sorprender tanto este espectáculo, que será cada vez más frecuente, pero esta vez la estela era más llamativa, se trata de un cohete de procedencia china. 

Lo confirma el astrofísico español, José María Madiedo, encargado de vigilar la llegada de objetos desde todo el Sistema Solar y que ha denunciado anteriormente en este periódico el problema que supone el constante tráfico de satélites y objetos fabricados por el ser humano orbitando la Tierra. Esta vez, España ha sido testigo de la reentrada en la atmósfera terrestre de una de las fases del cohete Chang Zheng 2F.

Tras cumplir con su misión de llevar al espacio a varios astronautas, la fase superior del cohete ha regresado a tierra para desintegrarse en varios fragmentos envueltos en diferentes bolas de fuego al atravesar la atmósfera. La trayectoria cruzó parte del océano Atlántico, Marruecos y el sur peninsular hasta terminar perdiéndose en el Mediterráneo. 

Surcando cielo español

Al igual que los teléfonos de algunos testigos, se ha llegado a ver desde Valladolid, los detectores del proyecto SMART (Instituto de Astrofísica de Andalucía, IAA-CSIC) han recogido y analizado la reentrada de este cohete que ha pasado ardiendo a tan solo 10 km de la costa de Almería, aunque no significa que hubiera riesgo para la población.

Sobre las 0:30 de la noche se producía la reentrada desde el Atlántico hasta el Mediterráneo. Los restos han terminando en un punto situado a aproximadamente unos 100 km de la costa de Argelia y otros 100 km de la costa de Murcia. 

Los datos del IAA-CSIC no indican la velocidad a la que ha sobrevolado el cielo español este cohete en llamas, aunque los satélites que suelen terminar de forma similar pueden alcanzar una velocidad de más de 20 mil kilómetros por hora. Se trata de reentradas controladas que no suponen un riesgo para la población y sirven para evitar acumular más basura espacial alrededor de la Tierra, aunque por otro lado supongan un inconveniente para quienes se dedican a estudiar y controlar la llegada de otros objetos del espacio.

Cohete Chang Zheng 2F

Este cohete cuyos restos ahora reposan en el fondo del Mediterráneo ha servido dentro de la misión Shenzhou 14. Su objetivo fue llevar el pasado 5 de junio de 2022 a tres astronautas del país asiático hasta el al módulo Tianhe: el primer módulo de la futura estación espacial Tiangong que China está construyendo.

Lanzamiento de la Shenzhou-12
Lanzamiento de la Shenzhou-12 (Reuters).

El cohete Chang Zheng 2F fue el encargado de poner en órbita la nave Shenzhou 14 que transportaba a estos astronautas.Este ha sido el noveno vuelo espacial chino con tripulación y el decimocuarto dentro del programa Shenzhou y marca el inicio de la presencia de los llamados «taikonautas» en esa nueva estación espacial china donde se están montando diferentes laboratorios para iniciar estudios científicos como los que se han realizado durante tantos años en la Estación Espacial Internacional.