El Congreso aprueba la venta del Cannabis en farmacias para fines medicinales

El Partido Socialista sabía que, si quería liderar la legalización del cannabis medicinal en España, iba a tener que ceder en su plan inicial. Y así ha sido. Tal y como ha podido saber EL ESPAÑOL, la subcomisión para el estudio de la legalización del cannabis medicinal ha aprobado este martes las conclusiones finales de la ponencia que, si todo sale según lo previsto, se convertirá en ley en 2023. 

En ellas, el PSOE ha cedido a su idea inicial de que los preparados medicinales del cannabis se distribuyeran sólo en farmacias hospitalarias, aunque no en la forma de consumo. El partido sigue apostando (por ahora) por fórmulas magistrales con extractos o preparados estandarizados de cannabis y no el cogollo de la planta. 

En el informe de las conclusiones pactado con Unidas Podemos, PSOE, Cs, PNV y PDeCat, el PSOE abre la puerta a que la dispensación de estos productos a partir de la red de farmacias del sistema de salud, con preferencia en las farmacias hospitalarias, pero, a su vez «explorando la alternativa de las farmacias comunitarias que puedan reunir los requisitos».

El PSOE también ha cerrado la puerta alautocultivo que habían propuesto algunos grupos parlamentarios como ERC. Precisamente este partido había criticado la puesta en marcha de un listado de pacientes consumidores de estas fórmulas magistrales, algo que sí sigue vigente. 

Otro aspecto en el que el PSOE ha dado marcha atrás ha sido en quién recete el cannabis. En un primer momento, el partido socialista había argumentado que debían hacerlo los médicos del sistema sanitario público. Ahora, ese adjetivodesaparece y sólo se habla del sistema sanitario. Es decir, podrán prescribir los médicos de la privada.

1-. No a los cogollos

El documento final ha contado con la abstención de ERC y EH Bildu y el rechazo de PP y Vox. Divide las recomendaciones para la futura legalización del cannabis medicinal en cinco apartados. En el dedicado a cómo consumir el cannabis medicinal se reitera que debe de ser en productos derivados. 

Respecto a «otras opciones», el documento afirma que «los extractos o preparados estandarizados pueden aportar garantías de composición, dosificación y seguridad».

El PSOE deja una pequeña puerta abierta al consumo de «sumidades floridas de cannabis o con preparados de otro tipo» siempre que estén disponibles en países de la Unión Europea. Pero es algo todavía en estudio. 

Para regular qué productos y fórmulas magistrales serán legales en España, la subcomisión da un plazo de 6 meses para que la Agencia Europea de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) aporte el «encaje normativo» necesario para su dispensación. 

2.- AEMPS

Como ya hacía el PSOE en su documento inicial, la subcomisión da un valor especial al trabajo de la agencia reguladora española. Es por eso por lo que la hace partícipe de «definir mecanismos» para que sea posible «la prescripción y dispensación, tanto de medicamentos con productos derivados del cannabis en su composición, como de fórmulas magistrales de extractos o preparados estandarizados de cannabis«.

Todas estas nuevas responsabilidades de la AEMPS deben contar con «nueva financiación específica y finalista que permita su desempeño satisfactorio».

Un joven consume cannabis
Un joven consume cannabis (David Ramos).

3.- Médicos 

El PSOE cierra la puerta a la propuesta realizada por Unidas Podemos de que se dispensaran estos productos en clubes de consumidores de cannabis. Afirma que la «prescripción se ha de ejecutar exclusivamente por profesionales sanitarios». 

La diferencia respecto a la propuesta inicial de los socialistas es que ya no se cierra al profesional del servicio público, aunque mantiene que sean «preferiblemente» los médicos.

Una de las grandes discusiones de los grupos durante la realización del documento final ha sido los pacientes a los que considerar un grupo «diana» para el consumo de estos preparados.

A este respecto, la conclusión final explica que «en el momento actual» parecen concentrarse en la espasticidad en determinados pacientes, aunque pueden «ampliarse a otras indicaciones terapéuticas cuando los estudios aporten indicios consistentes».

Donde no ha cedido el PSOE es en la existencia de un registro centralizado de los pacientes a los que se prescriben y dispensan fórmulas magistrales con extractos o preparados estandarizados de cannabis.

4.- No al consumo de ocio

Aunque el PSOE siempre había dicho que sólo se habría a negociar el consumo para uso terapéutico, algunos grupos propusieron en sus informes regular el derivado del ocio. A este respecto, la subcomisión no cambia de postura y, de hecho, sugiere controlar que la legalización del sanitario no derive en «consumo fuera del contexto sanitario».

5. Informes anuales

El PSOE mantiene en el documento final toda la parte relativa a la revisión de la norma centrada en elaborar informes y estudios del empleo del cannabis medicinal durante los próximos diez años. 

El portavoz del PSOE en la subcomisión Daniel Viondi en una imagen de archivo en la Comisión de Sanidad.
El portavoz del PSOE en la subcomisión Daniel Viondi en una imagen de archivo en la Comisión de Sanidad (PSOE Congreso).

La AEMPS y la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional Sobre Drogas realizarán informes anuales sobre el uso terapéutico de extractos o preparados estandarizados de cannabis. 

Todos ellos incluirán información sobre la frecuencia de consumo en población adolescente y adulta, los indicios de consumo intensivo, los indicios de consumo problemático, las personas que acuden a tratamiento especializado con el cannabis como sustancia principal, etc.

Estos informes se publicarán en sus portales, y se remitirán tanto a la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados como a la Comisión Mixta Congreso-Senado para el estudio del problema de las adicciones.