Desarrollan en Canarias una desaladora que funciona con olas y un aerogenerador flotante 

La zona frente a la costa de Gran Canaria que sirve de banco de pruebas de la Plataforma Oceánica de Canarias.


Es un cuadrilátero de 23 kilómetros cuadrados ubicado unos kilómetros mar adentro al noreste de Gran Canaria. Dentro de los límites de esta extensión de agua no sólo hay flora y fauna; también hay innovación y tecnología combinada gracias a varios proyectos para intentar hacer de este mundo un lugar más sostenible.

Hablamos de la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN) y, más concretamente, de su Banco de Ensayos, un peculiar laboratorio natural en el que todo tipo de entidades pueden testar sus prototipos antes de escalarlos.

Evidentemente, se trata de proyectos relacionados con la innovación azul, es decir, la basada en sacar el mejor rendimiento posible a todo lo que nos ofrece el mar para ponerlo al servicio de la economía y/o el medio ambiente.

[Una nueva incubadora de alta tecnología y ventajas fiscales: así trabaja Gran Canaria por ser ‘top’ en economía azul]

Según explican desde la PLOCAN, «es un ecosistema singular para acelerar el conocimiento, sostenibilidad y uso responsable del medio marino de acuerdo con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), que posibilita y contribuye al aceleramiento en el desarrollo de tecnologías y conocimiento en el medio marino, con sistemas de observación y océano abierto, en condiciones reales».

Este Banco de Ensayos se encuentra equipado con una infraestructura eléctrica y de comunicaciones,compuesto por dos cables submarinos (con una conexión cada uno de ellos) de media tensión de 5MW cada uno, que permiten la conexión de tecnologías que utilizan los recursos naturales para generar electricidad. Estos cables permiten realizar la entrega de la energía generada a la red de transporte del sistema eléctrico de la isla.

Pero ese es tan sólo su marco general de funcionamiento. Quizá lo más interesante sea conocer qué tipo de proyectos se están probando en la actualidaddentro de este inmenso cuadrilátero.

Una desaladora flotante que funciona con la energía que producen las olas y un aerogenerador marino son dos de los últimos proyectos que han elegido el entorno oceánico de Canarias para comprobar procesos, tecnologías y sistemas.

La desaladora

La empresa noruega Ocean Oasis presentó hace unos días el prototipo de su planta desaladora flotante offshore. El prototipo, bautizado como Gaia, funciona con energía de las olas y se probará en la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN). 

Esta tecnología permitirá la producción de agua dulce a partir de aguas oceánicas aprovechando la energía de las olas para llevar a cabo un proceso de desalinización y bombear agua potable a los usuarios costeros, según explicó la empresa.

Las autoridades, en la presentación de la desaladora que funciona con energía de las olas.

La directora ejecutiva de Ocean Oasis, Kristine Bangstad Fredriksen, habló claro sobre el potencial ya no sólo del proyecto sino de PLOCAN. «Esperamos continuar desarrollando nuestras actividades en las islas. Queremos que este día sea una celebración de nuestra colaboración y lo que está por venir», avanzó.

El COO de la compañía, Sebastián Feimblatt, destacó que Canarias «nos proporciona el entorno ideal para probar nuestra tecnología tanto por la infraestructura, experiencia y ubicación de PLOCAN, como por la posibilidad de desarrollar su solución en un mercado tan relevante como el de Canarias en materia de desalinización y actividades offshore».

El prototipo, ensamblado en el puerto de Las Palmas, tiene siete metros de diámetro y 10 de alto y pesa unas 100 toneladas. 

El dispositivo extrae la energía de las olas a través del movimiento relativo de dos cuerpos y aprovecha esta energía directamente para realizar un proceso de desalinización por ósmosis inversa sin necesidad de producir energía eléctrica, aumentando así la eficiencia del proceso. 

Gaia estará fondeado en la zona sur del polígono de pruebas de PLOCAN en Punta de la Mareta.

La empresa Ocean Oasis ha establecido una oficina y un taller de I+D en Las Palmas de Gran Canaria y anunció que la empresa seguirá desarrollando actividades en las Islas, comenzando con el prototipo Gaia.

Una vez finalizada esta etapa, con las pruebas de la planta desaladora en el polígono de pruebas de PLOCAN, se construirá una segunda instalación. En esta fase se escalará el prototipo con capacidad de producir agua para consumo. Estará conectado al sistema de distribución de agua para ayudar a abordar el estrés hídrico de manera sostenible.

El aerogenerador flotante

Otro de los grandes proyectos que ha elegido el entorno oceánico de Canarias para realizar sus pruebas es el PivotBuoy. Promovido por la empresa X1 Wind, esta iniciativa ha consistido de momento en la instalación de una plataforma eólica flotante (X30), conectando el prototipo al sistema de amarre y al cable dinámico preinstalado el pasado mes de junio.

La plataforma X30 se ha desarrollado con varias características de diseño claves para agilizar el proceso de instalación, incluido un flotador ligero y estable que puede ser fácilmente remolcado por embarcaciones locales, explican desde la compañía.

Un aerogenerador flotante.
Un aerogenerador flotante.

El proyecto PivotBuoy se centra en la demostración de una innovadora configuración del sistema de amarreque combina las ventajas de un amarre de punto único con un pequeño sistema de amarre en tensión, «lo que permite llegar a aguas más profundas y minimizar la huella y el impacto ambiental en el lecho marino».

Equipado con una turbina Vestas V29, el prototipo se ha estacionado a 50 metros de profundidad en una configuración que, además, elimina la necesidad de un sistema de orientación.

La escalabilidad de la tecnología de X1 Wind permitirá a la empresa suministrar plataformas para turbinas de 15 MW y más, y desplegarlas en emplazamientos muy profundos.

Una vez concluida la instalación, el proyecto PivotBuoy se probará en condiciones plenamente operativas hasta marzo de 2023, alimentando con la electricidad producida la red inteligente de PLOCAN, tras su puesta en marcha.