El colmo de la desvergüenza: ofrecen un puesto de recepcionista a cambio de tener sexo

Imagen de archivo de dos personas en una recepción.

Prácticamente a diario nos encontramos con diferentes ofertas de trabajo en las redes sociales que se salen de lo normal, y donde las condiciones que ofrecen a los candidatos son de todo menos decentes.

La cuenta de Soy Camarero, donde acostumbran a denunciar todo tipo de prácticas abusivas en su gremio, ha hecho una excepción y ha publicado la historia de una chica que optaba a un puesto de recepcionista, sin precisarse qué tipo de negocio era.

«¿Y te urge mucho el trabajo como a muchas chicas que me manda Mercedes?», se puede leer al comienzo de la conversación por WhatsApp.

Ella afirmó y su interlocutor empezó a decirle entonces que «está la cosa muy difícil porque tengo muchas chicas que les urge el trabajo también, ¿entiendes guapa? Y lo peor es que muchas me ofrecen pasar un rato con ellas a cambio del trabajo«. Después de la confesión por parte del que sería su empleador, la chica le dice que ella eso no se lo puede ofrecer y él aclara que «si tengo algunas que me ofrecen, pues se lo doy a ellas», añadiendo un «entiéndelo, guapa».

«Es lo que hay»

«Bueno, entonces no tenemos nada de qué hablar», concluye la chica, dándole las gracias. En otra captura de la conversación, 13 minutos después de la última respuesta, ella pregunta si ese rato que le ofrece pasar es «tomando un café». Él niega y la mujer se indigna: «Entonces no es de recepcionista. Usted es un hijo (…) con todas las letras». El hombre insiste en que «es lo que hay, guapa» y acaba diciéndoles que está «amargada»:

Desde la cuenta de Soy Camarero han criticado lo que ha pasado «cuando estás buscando trabajo y te encuentras con un… No sé si en realidad tendrá un negocio o pone ofertas solo para hacer esto», asegurando que la chica ha denunciado. Los tuiteros también se han unido a las críticas, observando además de la táctica del empleador que quizás no sea el único al que hay que señalar en este caso:

En todo caso, ahora está en manos de las autoridades.