la palma

Caños de Fuego: el pasado y el presente de los volcanes palmeros

El Centro de Interpretación abrió sus puertas de nuevo el viernes; tras la erupción de Cumbre Vieja, pasa a representar lo más antiguo y lo más nuevo de la Isla Bonita
Caños de Fuego: el pasado y el presente de los volcanes palmeros
Caños de Fuego: el pasado y el presente de los volcanes palmeros
Vista aérea del Centro de Visitantes del Roque de los Muchachos, inaugurado a finales del año pasado. DA

La Palma no se entiende sin sus volcanes, su cielo y su historia. Por ese motivo, el Cabildo ha articulado una red de centros de interpretación que pone en valor esta esencia. Un conjunto de infraestructuras que ya está plenamente operativa gracias a la reapertura de Caños de Fuego el pasado viernes; instalaciones que complementan la labor del Centro de Visitantes del Roque de Los Muchachos y el Parque Arqueológico El Tendal.

El Centro de Interpretación de Caños de Fuego estuvo cerrado por culpa de la erupción del volcán de Cumbre Vieja. Al estar ubicado en el barrio de Las Manchas, tuvo que convivir con los gases, los terremotos y las toneladas de ceniza que arrojó el monstruo. Pero resistió. Y lo hizo precisamente para ser un paraje ideal para aprender más sobre el origen de la Isla.

“Se trata de un centro divulgativo referente sobre las erupciones y cavidades volcánicas. Un lugar de referencia para conocer mejor nuestra historia, al tiempo que realza la importancia medioambiental sobre la fragilidad y conservación de los ecosistemas que rodean al centro”, indica el consejero insular de Turismo, Raúl Camacho.

Caños de Fuego, junto a la lava

El Centro de Interpretación de Caños de Fuego nace a raíz del descubrimiento de un conjunto de tubos volcánicos en la zona de Las Manchas, entre Los Llanos de Aridane y El Paso. Tubos procedentes de la solidificación de las lavas emanadas en la erupción del volcán de San Juan en 1949. Pero la última erupción ha dotado a este lugar de un nuevo atractivo.

Y es que, como prosigue explicando el titular del área, las coladas de Cumbre Vieja “descansan casi en paralelo a las de San Juan. Es la mezcla de lo viejo y lo nuevo. De la historia, y de un triste presente”. Asimismo, el político popular recuerda que en los últimos meses el Cabildo, además de adecuar y acondicionar el centro para el público, ha incorporado una sala inicial en la que se podrá contemplar material inédito sobre el proceso eruptivo que comenzó el pasado mes de septiembre.

El centro dispone de una zona principal expositiva con referencias visuales a las formas geológicas de las lavas y tubos volcánicos, una sala de audiovisuales, acceso guiado a la visita del tubo volcánico Cueva del Vidrio, una tienda de souvenirs, un mirador panorámico en la parte superior y también vistas hacia el nuevo volcán.

Además, fuera del centro, cruzando la carretera en la que se halla, está el majestuoso sistema de pasarelas flotantes que dan acceso al mirador de cristal y a la entrada del tubo Cueva de Las Palomas. No obstante, cabe destacar que, gracias a la reapertura de Caños de Fuego, la Isla tiene operativa su red de centros de interpretación.

En lo más alto

El 19 de diciembre del año pasado, mientras la emergencia aún estaba operativa -aunque el volcán ya no escupía lava-, el Cabildo inauguró el Centro de Visitantes del Roque de Los Muchachos. Se trata de un proyecto estrella de los años del socialista Anselmo Pestana como presidente insular, que esta legislatura vio la luz al fin. Con una inversión próxima a los seis millones de euros procedentes del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan), así, la Isla Bonita abrió una puerta hacia el universo e instauró la primera piedra de la recuperación tras la erupción volcánica.

En el acto de inauguración, el actual líder de la primera Corporación de la Isla, el popular Mariano H. Zapata, señaló que el referido centro es una apuesta por el desarrollo de La Palma, por la recuperación de la Isla y por reforzar la labor de la red de centros de interpretación. “Hace homenaje a la observación astronómica”, subrayó, al tiempo que apuntó, sobre el resto de espacios, que “el centro de Caños de Fuego, en Las Manchas (Los Llanos de Aridane), aborda la historia volcánica de la Isla, más viva que nunca debido a la reciente erupción, mientras que el Parque Arqueológico El Tendal, en San Andrés y Sauces, escarba en las raíces benahoaritas de los palmeros”.