Los hermanos Jonathan y Juan Carlos Padrón se encuentran en uno de sus mejores momentos. A pesar de las actuales circunstancias sanitarias estrenan nuevo espacio en el hotel Royal Hideaway Corales Resort en La Caleta de Adeje. Este establecimiento hotelero, recientemente reconocido como el Mejor hotel de lujo en arquitectura y diseño del Mundo en los World Luxury Hotel Awards 2020, albergará el restaurante El Rincón de Juan Carlos, reconocido con una estrella Michelin y dos soles Repsol. Tras veinte años en los Acantilados de Los Gigantes, los platos que presentan siguen caracterizándose por lo que les ha hecho grandes: el sabor, una cocina lógica fundamentada y coherente en donde se pueden apreciar claramente los sabores «sin disfraz ni técnicas o presentaciones que sacrifiquen la esencia».

Se agradece que tengan las ideas claras y no hayan perdido el norte tras el salto al olimpo de la gastronomía. Normal, entonces, que afirmen que todos sus platos son especiales, desde el primero al último. Y nos apuntamos a la Brioche frita con brandada de bacalao y caviar, a la Cigala con blanco de cigala y sriracha, al Pichón con sus hígados y al Chocolate Orelys, helado de mandarina y yuzu. ¡Uff!

«Nuestra cocina se centra en el sabor, sin disfraz ni técnicas o presentaciones que sacrifiquen la esencia del plato»

Aunque con el Grupo Barceló ya mantenían estrecha colaboración a raíz del asesoramiento al Royal Hideaway Corales, en Adeje, y al Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria, ahora la relación se materializará con un traslado en toda regla, lo que les permitirá, subrayan, «trabajar con mayor amplitud y mucha más comodidad en la cocina, aparte de mejorar de forma ostensible nuestra capacidad para recibir clientes». Eso sí, sostienen con rotundidad que «abrimos en un nuevo emplazamiento pero somos exactamente los mismos de siempre» y con la idea de seguir creciendo. En este sentido, no renuncian a aumentar el número de estrellas o cualquier otro reconocimiento, pues «es el reconocimiento al trabajo bien hecho». Destacan, al tiempo, que «nuestro principal objetivo es que la clientela se vaya pensando en volver con la sensación de haber disfrutado al máximo».

Sin incluir a los japoneses Kabuki y Kazan, El Rincón de Juan Carlos comparte excelencia gastronómica con el MB (Hotel Abama) y el NUB, recién incorporado al Bahía del Duque. Esta concentración de estrellas es para Juan Carlos Padrón una muy buena noticia pues enriquece la oferta: «Junto al MB, con Erlantz Gorostiza a la cabeza, y al NUB de Andrea Bernardi y Fer Fernández, ofrecemos experiencias completamente diferentes pero garantizando los tres la máxima calidad y esfuerzo».

El antiguo restaurante los destinarán para cenas cerradas y grupos exclusivos además de convertirlo taller de I+D. La innovación constante no falta y la orientarán hacia la creación y la formación a través de un programa de talleres y cápsulas formativas específicas dirigidas hacia profesionales y estudiantes. Grandes.