El derretimiento del hielo a lo largo del paso montañoso de Lendbreen, ubicado en el condado noruego de Oppland, llevó al hallazgo increíble de cientos de artefactos antiguos y reveló algunos detalles de la historia desde el final de la época romana hasta el período medieval.

Uno de estos artefactos recuperados en 2019 de este parche de hielo es una caja de madera, que parece haber sobrevivido milagrosamente a los estragos del tiempo y a las temperaturas bajo cero. Y con su tapa firmemente cerrada con correas de cuero mantuvo su contenido.

Al contrario de lo que uno espera encontrar en cajas antiguas, como joyas o documentos importantes, el contenido resultó ser una simple vela de cera de abejas, conservada en excelentes condiciones.

A algunos el descubrimiento de este artefacto les puede parecer poco fascinante, pero esta vela y su caja bien conservada cuentan una historia interesante, una que tiene que ver con las caminatas anuales realizadas a través de un paso de montaña muy transitado.

Estos investigadores del Museo de Historia Cultural de Oslo identificaron que el pino utilizado para hacer la caja ha sido fechado por radiocarbono entre 1475 y 1635 d.C. Los agricultores usaban esas cajas para transportar velas, que eran caras, desde sus principales granjas hasta sus pastos de montaña de verano, explicaron los expertos. En los espartanos campamentos de verano, las velas habrían sido la única fuente de luz por la noche.

Otros increíbles artículos recuperados del derretimiento del hielo del paso de Lendbreen incluyen lanzas vikingas, una túnica de lana, raquetas de nieve para caballos, guantes, zapatos, bastones, cuchillos, correas para perros y los restos de un perro.