El estado de una llanta, que reventó, podría ser la clave del accidente en el que falleció el futbolista José Antonio Reyes según ha adelantado el programa Espejo Público, de Antena 3.

El hermano del jugador llevó el coche a un taller, donde le cambiaron las llantas. El dueño de ese taller avisó que el estado de una de las llantas era defectuoso, momento clave para la Guardia Civil, que investiga si esa rueda pudo ser reparada de manera defectuosa o que los materiales de la misma eran de mala calidad.

Actualmente, un taller está siendo investigado siguiendo esta línea como posible causante de este accidente.

Esto cambiaría las primeras hipótesis que señalaban al exceso de velocidad de José Antonio Reyes como motivo principal del accidente, colocando el foco en una negligencia del taller.