La muerte de empresarios rusos no cesa desde el inicio de la guerra, ahora es el que fuera exgerente principal de la compañía energética rusa Lukoil, Alexander Subbotin, ha sido hallado muerto en el sótano de la casa de un chamán en Moscú este domingo. Subbotin es el último de siete oligarcas rusos hallados muertos de manera sospechosa desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania.

Según la agencia de comunicación rusa TASS, se ha abierto una investigación y la policía no ha querido confirmar ninguna información por el momento. Además, medios locales Subbotin afirman que habría acudido al chamán en busca de una cura para la resaca, que supuestamente incluía veneno de sapo, recoge el periódico ABC.

El cuerpo del millonario fue descubierto en una habitación del sótano que se habría usado en otras ocasiones para rituales vudú. Las circunstancias ha sido calificadas como sospechosas al producirse la muerte después de que Lukoil pidiera un rápido fin de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Además, este caso llega en medio de otros casos de oligarcas muertos, en concreto siete más. Los dos más sonoros fueron los de Sergey Protosenya y Vladislav Avayev, hace escasos días.

En el caso de Sergey Protosenya apareció ahorcado en el jardín de su casa de Lloret de Mar, en España, después de que la Policía recibiera el aviso por parte del hijo de la familia, que fue quien encontró el cadáver. Protosenya había sido directivo y seguía siendo accionista de la gasística rusa Novatek. Ya dentro de la casa se hallaron los cuerpos tanto de su mujer como de su hija, y ambas presentaban heridas de arma blanca.

El mismo día se conocía la noticia de que en la otra punta del mundo, en Moscú, Vladislav Avayev, exvicepresidente de Gazprombank, había sido hallado muerto también junto a su esposa y su hija. En lugar de arma blanca, el modus operandi de Avayev cambió a arma de fuego y los investigadores apuntaron que, como Protosenya, primero habría matado a ambas (su hija también adolescente) y después se habría quitado la vida. Avayev era una hombre muy cercano al Kremlin, dado que la entidad bancaria es por ejemplo la principal para el pago de las importaciones de gas por parte de los países occidentales.