Hay noticias que demuestran que el mundo jamás dejará de sorprendernos, un grupo de ingenieros que trabajaba en las reparaciones del ascensor del hospital de la OPEP en Uttar Pradesh, en la India, que llevaba casi 25 años averiados, encontraron con un cadáver. Al abrir la puerta de este elevador se encontraron con una sorpresa que no esperaban, un esqueleto que los médicos han determinado como masculino.

El ascensor llevaba nada más y nada menos que 24 años sin utilizarse por los inquilinos. Según el ‘India Today’, el aparato estuvo operativo en el hospital de la OPEP, en el distrito de Basti, en Uttar Pradesh, desde el año 1991 hasta que se averió en el 1997.

Para solucionarlo y volver a ponerlo en funcionamiento, varios ingenieros y un equipo de expertos y obreros, comenzaron a trabajar sobre el aparato. El problema llegó cuando, durante las horas de trabajo, los empleados encontraron los restos de una persona dentro de la cabina.

La Policía investiga el caso
Al momento, el grupo de empleados avisó a la policía del suceso. Las autoridades analizaron el esqueleto, en avanzado estado de descomposición y determinaron que había pertenecido a un hombre, aunque todavía se desconoce su identidad. Los restos se han enviado a un laboratorio para que se proceda a su análisis.

La Policía investiga sin cesar ahora el suceso y trata de averiguar de quién son los restos y en que circunstancias había llegado hasta el ascensor. De momento, los agentes de la región de Basti está examinando los informes de personas desaparecidas de hace 24 años para ver si puede establecer alguna relación.