Los muros de Facebook, Instagram, Twitter y los mensajes de Whatsapp se han llenado en los últimos días de rostros envejecidos gracias a la aplicación de fotografías FaceApp, que cambia tu cara dándole unos años más.

Esta app ya triunfó en 2017, pero una potente mejora en sus filtros la hace ahora mucho más realista. Todo esto está muy bien, pero, ¿Sabemos cómo afecta a nuestra privacidad?

Los famosos también han participado en esta vorágine viral de caras de ancianos y han querido saber cuál será su aspecto cuando se hagan un poco más mayores. Así pues, hemos sido testigos de los rostros envejecidos de personajes conocidos como Don Omar, AuronPlay, Cristiano Ronaldo o Leo Messi, entre otros, bajo el hastag #FaceAppChallenge.

Muchos han aceptado las condiciones de privacidad de FaceApp, pero desconocen sus riesgos.

La empresa rusa Wireless Lab fue la creadora de esta novedosa aplicación y también la encargada de darle una extraña política de privacidad. Y es que, cuando se aceptan sus condiciones, damos a dicha entidad la oportunidad de difundir algunos datos como nuestra ubicación, edad, fotos, vídeos o nuestro comportamiento por medio de herramientas de análisis a terceros, entre otras compañías afiliadas. Además, según la información publicada por El Mundo, se trataría de una app diseñada para “entrenar algoritmos de reconocimiento facial para grandes empresas tecnológicas”.