José Francisco. DA
José Francisco. DA

Después de la denuncia de sus hijas en las páginas de DIARIO DE AVISOS hace una semana, en las que advertían del deterioro físico de su padre, con la pérdida de 21 kilos, José Francisco Hernández Miranda, de 72 años, fue trasladado a un centro hospitalario de Puerto de la Cruz, tras los resultados alterados de una analítica del enzima del pancras, abandonado el centro sociosanitario de Los Realejos en donde lleva ingresado hace un año y medio, tras fallecer su esposa, y enfermo de alzhéimer. Al final, el paciente fue trasladado al Hospital Universitario de Canarias (HUC), al tener allí todo su historial médico, y quedar ingresado.

Las hijas de José Francisco, Nayra y Cristina, presentaron una denuncia en el juzgado de guardia de La Orotava el domingo 17 de julio por el “trato infrahumano” que recibe su padre en el Centro Sociosanitario de Los Realejos. En concreto, según se relata en la denuncia, las hijas de José Francisco interponen la misma debido a que el centro no les permitió el sábado por la tarde llevar a su padre a un hospital, después de llamar al 112 para que una ambulancia pudiera trasladarlo. La ambulancia y el personal sanitario acudió a la llamada, pero no pudo trasladar al enfermo porque el centro, de carácter privado, no tiene la obligación de hacerlo sin el consentimiento del médico que atiende al usuario del centro o por una orden judicial. Las hijas de José Francisco esperan la decisión del juez sobre si ha habido negligencia o no del centro denunciado y en todo caso poder obtener la tutoría de su padre y darle de baja en dicho centro.