El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha pedido a los países ricos una moratoria hasta, al menos, finales de septiembre para administrar dosis de refuerzo de la vacuna de la Covid-19, con el fin de asegurar las primeras dosis en países de ingresos bajos y llegar al objetivo del 10 por ciento de población mundial vacunada a finales de septiembre.

La OMS ha advertido de que más del 80 por ciento de las vacunas han acabado en países de ingresos altos, a pesar de que solo son la mitad de la población de todo el mundo. “Entiendo la preocupación de todos los gobiernos de proteger a sus ciudadanos de la variante delta, pero no podemos aceptar que los países que han utilizado la mayoría del suministro de las vacunas aún hagan uso de más vacunas, mientras que las personas más vulnerables en otras partes del mundo siguen sin protección”, ha esgrimido.

“En mayo pedí apoyo mundial para hacer un ‘sprint’ de cara a septiembre con el fin de que los países vacunaran a al menos al 10 por ciento de su población de aquí a finales de septiembre; ahora ya hemos llegado a la mitad del camino de ese periodo de tiempo y aún estamos fuera de los objetivos”, ha alertado.