Imagen de archivo de un joven
Imagen de archivo de un joven

Un adolescente de 14 años asfixió presuntamente el pasado jueves a su hermano pequeño, de dos, con una almohada, hasta provocarle la muerte y se dio a la fuga. La madre, cuando llegó de trabajar, encontró el cadáver del pequeño envuelto en un sábana y una nota que decía: “Lo siento, vio algo que no debía ver”.

La policía encontró al supuesto autor de los hechos, que ahora se tendrá que someter a diferentes pruebas psicológicas. “Se dispone que sea trasladado hasta la sede del Ministerio Público para una inspección física para determinar si tenía alguna lesión o rastro de daños. Luego pasó en el área de victimología para darle contención psicológica”, detalló la fiscal Reinalda Palacios.

Varios medios paraguayos, país donde se produjo el suceso, apuntan que la principal hipótesis que barajan las autoridades es la de una muerte accidental, tal y como habría confesado el propio joven de 14 años de edad. Según su versión, su hermano pequeño le estaba molestando y decidió ponerle la almohada en la cara. Luego, al ver lo que había ocurrido, huyó.

“Fue hallado en la calle por personal de la Comisaría Neumann. El chico está bastante shockeado. Todos pensamos que fue un accidente”, añadió el comisario Silvino Jara a La Nación.