Sin duda alguna las fiestas navideñas avanzan en una España con sentimientos encontrados entre lo festivo y social de la época y una explosión de contagios de coronavirus nunca antes vista en pandemia provocada por la variante de COVID ómicron.  ¿Es esta sexta ola la más grave por el número de contagios está provocando? ¿se está traduciendo eso en una mayor presión hospitalaria o un mayor número de fallecidos?

Para contestar a esta cuestión basta con acudir a las cifras oficiales para comprobar cuál era la situación hoy y cuál el mismo día del año pasado. Con los hospitales y vacunódromos llenos a diario desde hace meses y con menos restricciones, pero con una variante que le está plantando cara a los anticuerpos según los datos oficiales, solo los datos de contagios diarios no valen para decir con rotundidad que es el peor periodo de la pandemia es el que estamos viviendo.

Hace un año, el dato de fallecimientos por Covid-19 (acumulado en los siete días anteriores) era de 646 fallecidos. Este año, el mismo dato es 282 fallecidos. Es decir, que con casi diez veces más casos, ahora tenemos un 44% menos de muertes.

Pero nada más lejos de la realidad. Los últimos datos oficiales (del día 30 de diciembre) dejan una incidencia acumulada a 7 días de 1.086,09 casos por 100.000 habitantes. Justo hace un año, el dato era casi diez veces menor: 122,6 casos.