El uso de este pavimento se ha extendido por ser un producto que destaca por su impermeabilidad, durabilidad y poco mantenimiento

El hormigón impreso que fabrica Pavihenares tiene un gran éxito gracias a la amplia gama de colores y texturas, las cuales permiten instalar pavimentos resistentes, vistosos y muy duraderos. Al ser impermeable, soporta todo tipo de daños, incluyendo el ataque de ácidos y grasa o aceites. Es perfecto para ser utilizado en zonas muy transitadas, como aceras, centros comerciales, aparcamientos, terrazas, urbanizaciones, garajes, patios, parques y mucho más.

Pero también está en boga en las viviendas con jardín, desplazando así a los pavimentos tradicionales. Su nulo mantenimiento unido a su resistencia lo hacen el tipo de suelo más elegido para terrazas y jardines de cualquier tamaño.

Se trata de un pavimento continuo con superficie pigmentada y bajorrelieve, que es grabado mientras está fresco mediante moldes de neopreno que simulan las piezas y texturas más variadas. El estampado puede imitar la pizarra, madera, ladrillos, baldosas, piedras o adoquines, entre otras superficies. Sus propiedades antideslizantes otorgan excelentes resultados en las zonas cercanas a las piscinas.

Las ventajas y usos del hormigón impreso son muchas, pero la clave de este pavimento es la capa superficial endurecedora y coloreada, que viene en polvo ya preparada de fábrica.

Principales ventajas del hormigón pulido

Las ventajas son innumerables, pero las más sobresalientes son: la impermeabilidad, la resistencia a los rayos UV, la diversidad de formas y colores, la resistencia a los cambios de temperatura repentinos, la longitud personalizable y los diseños únicos.

En este sentido, Pavihenares es un claro ejemplo de hormigón pulido en Madrid de gran calidad y estética. Según la propia web de la empresa, este pavimento “es un sistema excelente para revestir pisos e incluso superficies verticales”. Sus características le confieren muchas ventajas, como las que se enumeran a continuación.

Tienen muy fácil mantenimiento

El hormigón pulido es muy fácil de mantener, solo hay que pasar una mopa de microfibra todos los días sobre la superficie. Eso sí, se debe utilizar siempre agua limpia y fregonas de microfibra limpias. Si se usa limpiador, ha de ser con pH neutro y con base de agua para no crear capas de aceite sobre la superficie.

Esto lo convierte en uno de los suelos más ecológicos, ya que no emplean materiales tóxicos en su elaboración, ni en su mantenimiento, con lo que son inofensivos con el Medio Ambiente, además de seguros con las personas y totalmente reciclables.

Se mantienen limpios por más tiempo

Este tipo de suelos acumula poca suciedad, tanto es así que la limpieza dura mucho más tiempo que en cualquier otro material. Por tanto, no requiere mucha frecuencia, se suele limpiar cada dos o tres días. En los exteriores, debido a la exposición al aire, el polvo y el sol, necesitará algo más de asiduidad, pero dentro del hogar bastará con pasar la mopa o aspirar a diario.

Diseños personalizables

El hormigón impreso y/o pulido se adapta totalmente a los requerimientos de cada lugar y cliente. Entre los tipos de diseños que se pueden encontrar están el adoquín, la piedra circular, el ladrillo de cestería, los ladrillos hexagonales, los guijarros, la piedra andorra, el ladrillo espigado, la piedra de jardín, los anillos de madera o el barro, entre muchos otros.

Resistente a la abrasión, la humedad y a los rayos UV

Su enorme resistencia lo convierte en el material idóneo para exteriores, aunque también se puede usar en interior. No hay nada como tener un suelo a prueba de derrames, averías o fuentes de calor. Además, ofrece gran resistencia al estrés mecánico, con lo que añade mayor rentabilidad aún a la inversión, que de por sí es menor que en otro tipo de suelos.

Es impermeable y antideslizante

Esta otra característica lo que la hace ideal para climas húmedos, zonas de recreo con piscinas, y lugares para niños y personas mayores con riesgo de caídas. Pero en general, perfecto para cualquier lugar por las ventajas que ello conlleva.

Gran vida útil y fácil instalación

La vida útil de este tipo de pavimento es muy larga, por lo que ofrece una durabilidad mayor que cualquier otro tipo de suelos, sobre todo en zonas de mucho desgaste. Además, su instalación es muy sencilla. Una vez preparado el suelo compactando y nivelando el sustrato se coloca el encofrado mediante moldes de madera o acero. A continuación, se vierte el hormigón por toda la superficie dejándola lo más lisa y nivelada posible. Si se quiere dar color, es el momento de añadir el pigmento escogido y lo siguiente es el estampado, pero para ello el hormigón no puede estar demasiado fresco.

Una última ventaja es que tiene un bajo coste en comparación con otros materiales. Si a esto se le suma una apariencia original y elegante, sin duda se trata del material más versátil, útil y ventajoso que se puede encontrar.