Un bebé de 4 meses ha sido rescatado con síntomas de deshidratación del turismo en el que quedó encerrado en el municipio tinerfeño de Candelaria porque de forma involuntaria su hermano bloqueó las puertas, ha informado este jueves la Guardia Civil.

La madre de los niños estaba en un gran estado de desesperación, indica la Guardia Civil en un comunicado en el que explica que el bebé llevaba más de veinte minutos dentro del vehículo, expuesto al sol y sin ventanas abiertas a una de las horas de máxima exposición solar del día.

Los agentes rompieron una de las ventanas del vehículo, motivo por el que uno de ellos sufrió lesiones en un brazo y el bebé fue atendido por personal del Servicio Canario de la Salud que acudió al lugar.