Dos agentes de la Policía de la ciudad de Buffalo, en el estado de Nueva York, han sido suspendidos tras herir de gravedad a un hombre de 75 al empujarle contra el suelo durante la dispersión de las protestas contra la muerte hace casi dos semanas del ciudadano de raza negra George Floyd, y por la que han sido imputados cuatro agentes de Policía.

Aunque la primera versión oficial del incidente aseguraba que el hombre, no identificado, aunque de raza blanca, se había “tropezado”, las imágenes captadas por la cadena local WBNO muestran cómo se golpea la cabeza contra el suelo y comienza a sangrar abundantemente por un oído tras suelo tras recibir un empujón de dos agentes de Policía.

El hombre permanece tendido, completamente inerte, mientras el resto del despliegue policial pasa a su lado sin proporcionarle ayuda inmediata.

El alcalde de Buffalo, Byron Brown, ha confirmado la suspensión de los dos agentes y que la víctima se encuentra ingresada en estado grave, aunque estabilizada. “Me he quedado muy perturbado por el vídeo, como también le ha ocurrido al jefe de Policía, Byron Lockwood”, ha añadido.

El alcalde ha reconocido además que “después de días de protestas pacíficas y varias reuniones que he mantenido con la jefatura de Policía, el evento de esta pasada noche es desalentador”. “Mis pensamientos están con la víctima”, ha concluido en declaraciones recogidas por la cadena ABC.

El incidente también ha sido condenado por el gobernador del estado, Andrew Cuomo: “Totalmente injustificado y totalmente vergonzoso”, ha señalado en Twitter.