La comida real ha llegado para quedarse. Atrás quedaron los años en los que desconocíamos exactamente aquello que estábamos consumiendo, ahora miramos y rebuscamos las mejores opciones que llenar nuestra despensa de una manera saludable y ecológica.

Y es que términos como ‘real food’ se han impuesto en nuestro día a día. Observar aquello que nos llevamos a la boca es algo que cada vez practicamos más, por eso productos naturales como la avena han visto como su protagonismo en nuestra dieta aumentaba con los años.

Así, muchos son los que han rescatado la avena en su lista de la compra para incluirla en sus desayunos, postres o meriendas. Empezar el día con un porridge ya no es algo que hagan solo unos pocos, pues los beneficios de este alimentos son múltiples. Los expertos de Kölln, empresa de avena líder en Alemania, nos han explicado como este cereal nos ayuda en nuestro día a día:

1. Ayuda a la digestión. La avena contribuye a reducir los ácidos biliares, por lo que facilita el tránsito intestinal y evita el estreñimiento.

2. Pone a raya el colesterol. La avena ayuda a reducir el colesterol del tipo LDL (el conocido como el malo) y estimula al hígado para que produzca más lecitina, un compuesto que facilita la depuración de nuestro organismo.

3. Te sacia por completo. Los granos de avena integral contienen hidratos de carbono complejos que pasan a nuestro torrente sanguíneo más lentamente que los hidratos de carbono simples (harinas refinadas). Esto consigue que la sensación de no tener hambre dure durante muchas más horas.

4. Una fuente de proteínas vegetales. La avena contiene 8 de los aminoácidos esenciales por lo que son una forma sana y ecológica de consumir proteínas.

5. Calcio para tus huesos. No solo los productos lácteos contienen el calcio que tu organismo necesita, en la avena puedes encontrar este mineral esencial para ti.

Cinco razones perfectas para incorporar la avena en tu día a día. En CHANCE hemos tenido la posibilidad de visitar la fábrica de avena Kölln en Elmshorn, Alemania. Un negocio familiar que comenzó en 1820 con un pequeño molino. Desde entonces, la avena Kölln ha obtenido el reconocimiento de los consumidores por su sabor único y su calidad.

Un sentimiento que les ha llevado a dar un paso más en su producción de avena con el lanzamiento su nueva gama de crujientes. Una alternativa más saludable a los tradicionales cereales dulces.