Las estaciones más húmedas son las más difíciles para el transporte por carretera. Las condiciones cambiantes pueden ser a veces un reto para los conductores, que pueden enfrentarse a condiciones que van desde el calor hasta la lluvia torrencial durante un viaje. En este breve tutorial, te daremos algunos consejos para conducir bajo la lluvia. Algunos consejos para ayudarle a mantener la calma y aumentar su seguridad.

En primer lugar, hay que decir que durante las temporadas más húmedas hay que prestar especial atención al estado de los neumáticos. Como siempre decimos, son lo único que nos une a la carretera, y cuando ésta se vuelve resbaladiza, el perfecto estado de los neumáticos puede ser fundamental. Por ello, preste más atención a sus neumáticos, tanto a la banda de rodadura como a la presión de aire de cada rueda.

Los limpiaparabrisas no son menos importantes. No es raro que se utilicen regularmente en verano. El poco uso y la exposición al sol pueden arruinar los neumáticos o hacer que se endurezcan. Al igual que otras partes del coche, los limpiaparabrisas deben ser sustituidos regularmente. Pierden su eficacia y, cuando tienen que funcionar, no lo hacen con la misma precisión que los neumáticos nuevos o bien mantenidos.

CONSEJOS PARA CONDUCIR BAJO LA LLUVIA

Nadie quiere exponerse a condiciones de lluvia adversas. Lo creas o no, el comienzo de un chaparrón es tan peligroso como la lluvia más intensa. Las primeras gotas forman una capa fina y resbaladiza que se mezcla con el aceite y la suciedad del asfalto. Este es un punto complicado en términos de tracción, así que no te hagas ilusiones sobre el bajo contenido de agua. La fase inicial no es segura.

Sólo cuando la intensidad del agua aumenta es cuando mejor podemos aplicar los consejos para conducir bajo la lluvia. Lo primero que hay que hacer es aumentar la distancia de seguridad con el vehículo de delante. Estos metros adicionales le ayudarán a evitar una colisión por detrás en caso de frenada de emergencia. Cuanto mayor sea la distancia, más seguro será para ti y para los demás usuarios de la carretera.

La mayoría de los coches modernos están equipados con sensores de lluvia. El sensor de parabrisas integrado avisa de la presencia de agua y elimina automáticamente las gotas del parabrisas. Si el sensor está obstruido o no detecta claramente las condiciones exteriores, los limpiaparabrisas automáticos no se activarán. Por lo tanto, siempre es aconsejable actuar por iniciativa propia y trabajar más o menos intensamente según su propio criterio.

Cuando llueve, la visibilidad en el exterior es limitada. La película de agua limita nuestro campo de visión profundo y lateral. En esta situación, encienda las luces de su vehículo, incluyendo los faros antiniebla si es necesario, especialmente los faros antiniebla traseros. De este modo, no sólo podemos vernos mejor a nosotros mismos, sino que los demás conductores también pueden vernos. Este es un pequeño consejo para conducir bajo la lluvia que no siempre se sigue.

En primer lugar, baja la velocidad. Una mayor velocidad significa un menor tiempo de reacción. Unas décimas de segundo perdidas por conducir a una velocidad incorrecta pueden ser cruciales para evitar un accidente grave. Cuando reducimos la velocidad, tenemos más tiempo para reconocer los peligros y reaccionar ante ellos. Junto con la recomendación de aumentar la distancia de seguridad y mejorar la visibilidad, esto contribuye a aumentar la seguridad.

Si la lluvia es tan intensa que resulta casi imposible conducir, reduzca la velocidad al máximo, ponga los limpiaparabrisas al máximo y encienda todas las luces del vehículo, incluidas las de emergencia. Manténgase en la carretera, no se detenga y busque la salida más cercana. Si se detiene, puede tener un accidente más grave que si continúa.

Lo más peligroso de conducir con lluvia es el temido aquaplaning. Esto se debe a la presencia de mucha agua. El neumático pierde el contacto con la carretera y el vehículo tiende a “flotar”. En este caso, es importante mantener la calma, no tocar el volante y no frenar. Si hacemos algo más, perderemos el control del vehículo y provocaremos un accidente. Ten cuidado con los obstáculos de agua y si ves uno, suelta el acelerador y mantén la dirección estable.

Si sigues todos estos consejos para conducir bajo la lluvia, no habrá problemas. Mantenga la calma, reduzca la velocidad, aumente la distancia de seguridad, déjese ver lo máximo posible y conduzca con la mayor suavidad posible. Estarás bien.

Fuentes de información:

misegurodeauto.mx

lalatinoseguros.mx