¿Por qué tememos las entrevistas de trabajo?

Una persona desconocida (el reclutador) nos hace una serie de preguntas que tenemos que responder correctamente con un mínimo margen de error. Podemos ponernos nerviosos en estas situaciones por falta de conocimiento. Si conocemos las tareas del reclutador y nos preparamos bien para la entrevista, ya tenemos todos los puntos a favor para conseguir el trabajo que queremos.

Por eso hemos creado este artículo para ayudarte a conseguir tu objetivo. ¿Y cómo? Ofreciéndote algunas pautas que te ayudarán a ganarte al reclutador y a triunfar en la entrevista. Comencemos.

El famoso CV

Un buen Currículo Vitae es esencial para conseguir un trabajo. Es la primera imagen que los empleadores o reclutadores tendrán de ti. Por eso debe cuidar este documento y prepararlo adecuadamente.

Un currículum no sólo refleja un conjunto de habilidades y experiencias de una persona, sino que también debe personalizarse según el puesto de trabajo o el sector al que se quiere optar. El CV de un diseñador gráfico no es el mismo que el de un vendedor. Tampoco es lo mismo tener un CV con o sin experiencia laboral.

Un currículum vitae es un documento de presentación profesional que resume la formación académica, la experiencia laboral, las habilidades, las capacidades desarrolladas y los datos personales/contactos actualizados de un profesional, con el objetivo de demostrar que está cualificado para un puesto concreto y que cumple todas las expectativas para ocuparlo.

Con tu currículum, los buscadores de talento pueden hacerse una mejor idea de tu situación profesional durante la búsqueda de empleo y determinar si eres un candidato adecuado para cubrir un puesto vacante.

Si entiendes al reclutador, tienes mucho ganado

Ya tienen tu CV y te llaman para ofrecerte una oportunidad única, presentada en una entrevista presencial en la que tienes que ganarte la confianza del temido reclutador.

Además de su valor profesional y su experiencia, puede tener éxito en su próxima entrevista si entiende el trabajo de un jefe de contratación. Te prometo que después de leer este artículo, dejarás de ver al reclutador como un ser temible, sino como alguien que quiere lo mejor para la empresa para la que trabaja.

Si está realmente convencido de que el puesto es adecuado para la empresa a la que se presenta, ya tiene la mitad del camino recorrido; si no, el puesto irá a parar a otro candidato más centrado. No quieres perder tu trabajo, ¿verdad? Pues siga leyendo.

Este es el momento de empatizar con el reclutador, así que conozca sus tareas y deseos. Cuando se conocen sus tareas y deseos, todo resulta más fácil.

¿Y si quieren que sea yo quien hable?

Llega un momento en cada entrevista en el que el reclutador quiere saber algo más que las habilidades técnicas del candidato.

En este punto, el reclutador suele hacer las preguntas habituales, como “Háblame un poco de ti” o “Qué te gusta hacer en tu tiempo libre”. El objetivo es profundizar en el perfil y crear un ambiente relajado.

Lo que se espera es que el posible empleado hable de sus aficiones, sus intereses, las causas que le interesan; en definitiva, lo que realmente le apasiona. No es el momento de enumerar títulos y certificaciones.

Como sabe el reclutador, no hay una “respuesta incorrecta” que dar a priori. Pero la perspectiva con la que abordes la pregunta puede ser más perjudicial que beneficiosa para el objetivo de una entrevista exitosa.

Desde este punto de vista, optar por un discurso preparado, aplomado y vacío puede ser un error.

Espero que te hayamos ayudado un poco. Además, te damos otro tip: Si quieres ver cómo crear un currículum que impacte positivamente en el criterio de un responsable de contratación, te invitamos a visitar ejemplos-curriculum.