El último capítulo de la batalla entre el sector del taxi y las empresas de VTCS tiene que ver con el color de los vehículos. En algunas ciudades españolas, Uber ha cambiado su distintivo color negro por el blanco, una medida que los taxistas ven como un claro intento de equiparar ambos negocios y en beneficio de gobiernos como el de Madrid, que quieren liberalizar estos servicios.

La batalla entre el sector del taxi y las plataformas VTC está lejos de terminar. El principal motivo de esta guerra es que los taxistas de nuestro país consideran que existe una “competencia desleal” por parte de las VTC, ya que el gran número de licencias otorgadas a este tipo de negocios, los horarios de trabajo de más de ocho horas y las malas prácticas como el subarriendo, la cesión o el traspaso de licencias están afectando gravemente a los trabajadores del taxi.

Otro motivo por el que los taxistas quieren que el Gobierno intervenga para regular adecuadamente los servicios que prestan las empresas VITC es la exigencia de los clientes de sus empleados. Las licencias VTC exigen que el viaje del cliente se concierte con antelación. Por tanto, los conductores no pueden recorrer las calles en busca de clientes, aunque muchos taxistas afirman que las empresas de VTC lo hacen en secreto.

La última controversia en esta batalla tiene que ver con el color de los vehículos que utilizan estas empresas. En los últimos años, los coches se han hecho fácilmente reconocibles en nuestro país. En la mayor parte de España, los taxis son blancos, pero hay excepciones, como en Barcelona, donde son negros y amarillos. Los coches de las compañías de VITS solían ser negros, pero recientemente, en ciudades como Madrid, han cambiado a blancos, lo que ha hecho que los taxistas sospechen.

¿Y en otros países latinoamericanos como México?

Según segurosdetaxi.com.mx los taxistas de México y de todo el mundo han declarado la guerra a Uber.

Puede que ganen algunas batallas.

Pero han perdido la guerra.

Uber es un servicio digital que permite a los usuarios alquilar un coche a través de una aplicación en su smartphone. No hay intercambio de dinero. Un algoritmo calcula el precio del viaje y lo carga en la tarjeta de crédito del usuario registrada en Uber. Para los clientes, es una opción de transporte segura, fiable y eficiente. Para los conductores, es una forma atractiva de ganar dinero con un activo infrautilizado (el coche).

A los taxistas no les gusta Uber porque les quita clientes. Al ser uno de los sectores más regulados del mundo, los taxistas no están acostumbrados a la competencia exterior. La tecnología disruptiva introducida por Uber ha alterado su forma tradicional de trabajar. Para justificar su desacuerdo con Uber y otros servicios similares, los taxistas alegan que estas empresas no pagan impuestos, no tienen seguros contra daños a sus clientes y son de mala calidad.

En cuanto al seguro, según gnpautos.mx, las autoridades pueden exigir a los operadores que contraten un seguro, algo que Uber ya hace de forma voluntaria. El punto más débil de las críticas hasta ahora es la mala calidad. Si el servicio no fuera tan atractivo para los consumidores, los taxistas no se quejarían. Es tan sencillo como eso. La realidad es que hay consumidores que prefieren Uber mientras tanto otros siguen optando por el taxi.

Así que por ahora deben aprender a seguir conviviendo, no sólo en España o México, sino en las más de 100 ciudades en las que opera la compañía a lo largo de todo el mundo.