El último fin de semana de mayo tendrá una meteorología “incierta“, típica de la primavera, con inestabilidad marcada por las nubes de evolución que por la tarde dejarán chubascos y tormentas, aunque las temperaturas serán más propias del verano, ya que en buena parte del país se superarán los 30 grados centígrados (ºC), según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado que el fin de semana estará caracterizado por cielos que en general estarán poco nubosos o con nubes altas por la mañana pero a partir del mediodía comenzarán a crecer nubes de evolución diurna y que por la tarde darán lugar a chubascos, en ocasiones acompañados de tormentas, que serán más probables en zonas de montaña y sus áreas próximas. No obstante, precisa que serán en general chubascos dispersos y que podrán afectar principalmente el sábado y el domingo al nordeste de la Península.

Los más intensos se esperan en el Sistema Ibérico y en el entorno de los Pirineos, pero no se pueden descartar en otras zonas de la Península. Del Campo añade que durante todo el fin de semana, sobre todo en el sur, habrá polvo en suspensión y respecto a las temperaturas ha destacado que serán “superiores a lo habitual” para esta época del año e incluso se superarán los 35ºC en el valle del Guadalquivir.

“Calor, por tanto, ya en la mitad sur”, insiste el portavoz que adelanta que la próxima semana continuará esta tónica de inestabilidad relativa de cierta inestabilidad atmosférica y en la que de nuevo volverán a crecer nubes de evolución diurna a partir del mediodía que por la tarde dejará lluvias en el interior peninsular y en Baleares, con chubascos acompañados de tormentas dispersas, especialmente en zonas de montaña.

Sin embargo, el portavoz expone que es “difícil” apostillar dónde van a caer exactamente “como es habitual en este tipo de fenómenos tormentosos”, aunque sí avisa de que pueden ser “localmente fuertes”.

La situación seguirá buena parte de la semana y las temperaturas seguirán altas hasta el martes, especialmente en la mitad sur, donde se volverán a superar los 35ºC en el vale del Guadalquivir. En general, observa que “lo más probable” es que la primera semana de junio tenga temperaturas superiores a las habituales para la época del año en buena parte del país.

El meteorólogo Samuel Biener de Meteored, por su parte, eleva la predicción: “El domingo habrá algo de aire frío en altura que entrará por el noreste, donde bajarán ligeramente las temperaturas. En el resto no cambiarán o incluso podrían subir todavía algo más. Tanto es así, que en Córdoba podrían tocar los 40º C. En cuanto a las precipitaciones, atención en el Maestrazgo y en el noreste de Cataluña, ya que las tormentas serán de cierta entidad”.

El tiempo en Canarias

La previsión meteorológica para hoy indica que estará poco nuboso o despejado, con intervalos nubosos en el norte y nordeste a primeras y últimas horas del día, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las temperaturas máximas sufrirán un ligero ascenso, incluso moderado en zonas de interior, y las mínimas pocos cambios. Los termómetros oscilarán entre los 26 grados de máxima en Tenerife y los 13 grados de mínima en la isla de El Hierro.

El viento soplará del nordeste moderado, más intenso en la vertiente sudeste y extremo noroeste. En cumbres centrales habrá viento del suroeste moderado con intervalos de fuerte a últimas horas.

En la provincia de Las Palmas estará poco nuboso o despejado con intervalos nubosos en el norte a primeras y últimas horas, más compactos por la mañana.

En el caso de Lanzarote y Fuerteventura, habrá intervalos nubosos tendiendo durante la mañana a intervalos de nubes altas, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

En cuanto a las temperaturas, las máximas estarán en ligero ascenso, incluso moderado en zonas de interior, y las mínimas con pocos cambios. En Las Palmas de Gran Canaria oscilarán entre los 18 grados de mínima y los 23 de máxima.

Por último, el viento soplará del nordeste moderado, con intervalos de fuerte en el extremo noroeste y vertiente sureste por la tarde.