La nueva colada frena su avance y la lluvia bloquea los trabajos en la zona de exclusión. El nuevo flujo de lava que arrasó el cementerio de Las Manchas ha alcanzado la zona de la colada once. Las precipitaciones han obligado a paralizar las tareas de limpieza de ceniza en las viviendas evacuadas.

os últimos datos del programa europeo Copernicus dejan en 1.094,7 las hectáreas arrasadas por la lava a 24 de noviembre (el pasado miércoles). Esta información no recoge la fajana formada a comienzos de semana cerca de Tazacorte ni los últimos metros antes de la llegada de la lava al mar.

La alerta por lluvia en La Palma ha disminuido de nivel naranja a amarillo, por lo que ha bajado el riesgo de que se produzcan fuertes escorrentías.