Se llaman Finnegan y Maxwell y un pequeño gesto suyo ya ha dado la vuelta al mundo. Se trata de dos niños estadounidenses de solo dos años que, al verse por la calle, corren para fundirse en un tierno abrazo.

Lo espontáneo del gesto y el amor que transmite ha provocado que el vídeo haya sido visto ya en 23 millones de ocasiones a lo largo de todo el planeta.