Si se trata de internet es innegable que estas han cambiado el mundo de manera radical, más aún en cuanto a todo lo que tiene que ver con la moda. Por ejemplo, antes para que algo pudiera ser tendencia, debía hacerse popular a través de los programas de televisión y revistas, pero esto no era tan directo.

Ahora, solo basta con tener miles de seguidores en las cuentas de las redes sociales, publicar alguna foto y que todos digan que les gusta para que se convierta en tendencia, uno de los mejores ejemplos al respecto son las cuentas y canales de maquillaje en Instagram y Youtube, así como las influencer, en su mayoría chicas que comparten sus fotos y se vuelven tendencia.