Todo se basa en la Ley 16/2012, de 27 de diciembre, con la cual se regulan los pagos que hay que hacer a la Agencia Tributaria cuando se consigue ganar uno de los premios de loterías y apuestas organizadas por la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado (SELAE), como es el caso del Sorteo Extraordinario de Navidad.

Los impuestos de la Agencia Tributaria por la Lotería de Navidad
Lo primero que hay que saber y que muchos no lo saben, es que todos los premios que sean de una cantidad igual o inferior a 40.000 euros, no pagarán impuestos. De hecho, si se cobra un premio mayor de 40.000 euros, solo se aplicarán las retenciones a partir de esa cantidad, quedando dicho importe exento.

Otro dato importante es que a partir de los primeros 40.000 euros, Hacienda aplica un porcentaje de retención o ingreso a la cantidad que se vaya a cobrar, que es del 20%, como informa la Agencia Tributaria.

En conclusión, si una persona se lleva el Premio Gordo, es decir, 400.000 euros de premio, ha de saber que los primeros 40.000 euros se los llevará limpios, sin impuestos. A la cantidad restante, 360.000 euros, se le aplica un 20% en concepto de impuestos, lo que supone un total de 72.000 euros. Así, el ganador de los 400.000 euros se llevaría un total de 328.000 euros.